El fixture de Uruguay: ¿favorece o perjudica?

El nuevo calendario de las Eliminatorias generó opiniones variadas pero la única verdad estará en la cancha

No

Desde que se conoció la suerte de Uruguay en las Eliminatorias se escucharon tantas campanas como partidos tiene el calendario. Para cada fecha hubo una versión sobre lo que será el destino de la celeste.

Hay una visión optimista: sin Suárez, quizás lo ideal sería que en el arranque tocaran puntos perdibles, para poder recuperarlos cuando el mejor delantero uruguayo esté con el equipo (ver nota aparte). Y vaya si tocaron partidos difíciles: Bolivia en la altura (donde nunca se pudo ganar), Colombia como local (sin saber aún si se podrá contar con Cavani), otra vez a la altura contra Ecuador, Chile en el Centenario y finalmente visita a Brasil, ya con el regreso de Suárez.

Pero el razonamiento pesimista marca lo siguiente: de nada vale que luego venga un cierre accesible si el camino queda comprometido de entrada con un fixture complejo, sin Suárez en las primeras cuatro fechas y sin Cavani al menos en la primera. La presión que tendría el equipo en la quinta o sexta fecha sería enorme si se cosechan más de dos derrotas, y el margen de error se reduciría ampliamente.

Desde esta perspectiva se puede considerar que la ausencia de Luis Suárez será difícil de disimular y que iniciar el camino con una serie de derrotas pondrá la Eliminatoria cuesta arriba. Esto implica que cuando vuelva Suárez deberá insertarse en un equipo con un estado de ánimo bastante particular.

Entonces se plantea la interrogante de cómo hará Uruguay para sumar puntos en la altura de La Paz y en Quito, donde no se juega en condiciones normales y donde a la celeste siempre la ha costado más que a otros equipos.

Otro aspecto que destaca la "visión pesimista" es que si bien muchos ven con buenos ojos los encuentros ante Argentina y Paraguay en las últimas fechas, en los últimos tiempos esos dos rivales han costado mucho.

En consecuencia, los pesimistas no ven con buenos ojos el fixture que le tocó a Uruguay. l

Algunos dicen que el calendario es favorable a la celeste porque miran el cierre. En ese sentido, el equipo de Tabárez terminará defiendo ante Argentina en casa, pero luego deberá salir para jugar con Paraguay y Venezuela, y en la última fecha se medirá con Bolivia en el Centenario, tres rivales que en los papeles parecen accesibles.

Ademas, hacen hincapié en que, con las bajas del arranque (Suárez y Cavani), mejor es ubicar allí los puntos perdibles para luego empezar a remontar.

La mayor parte de las voces que se escuchan desde el sábado dicen que por suerte Uruguay debuta con un partido perdible justo cuando no está Suárez, aunque pocos repararon que el 9 fue titular en el último partido en La Paz y Uruguay se comió cuatro goles.

A juzgar por la posible sanción de Cavani, es probable que Tabárez deba apelar a hombres nuevos en ofensiva. Claro que ese partido es distinto a todos. Hay que ver como resisten a la altura.

En la segunda fecha se juega contra Colombia. El último antecedente fue complejo por las bajas de los dos centrales: Lugano y Godín. No estuvo Cavani y Cristhian Stuani destrabó el partido.

En la tercera fecha se volverá a subir a la altura. Esta vez Quito. Volverá a estar ausente Suárez.

En la cuarta fecha, Uruguay recibe a Chile. Será el día en que Suárez cumpla la sanción. La última vez que jugaron en Montevideo se recuerda como la noche de la bestia. Suárez marcó los cuatro goles.

De ahí en adelante la historia parece ser otra. Es que volverá Suárez, lo que simplifica muchas cosas.

En definitiva, la teoría "optimista" se concentra en que, cuando Uruguay vuelva a contar con todo su potencial, ya se habrá sacado de encima las dos visitas más difíciles de toda la Eliminatoria, por lo que será a priori más sencillo ganar puntos de ahí en más, con todo el equipo a disposición. Y sobre todo, el cierre de la Eliminatoria dará una muy buena chance de sumar puntos clave, cuando más se necesite.

Populares de la sección

Acerca del autor