El fin de una era para Las Leonas

El seleccionado femenino de hockey cayó con Holanda 3-2 en cuartos de final y por primera vez desde Sidney 2000 no peleará por una medalla

Para el deporte argentino fue uno de los golpes más duros de los Juegos Olímpicos. Más, quizás, que la eliminación del fútbol, inmerso en una crisis total que llevó a que la selección olímpica quedara desarmada. En cambio el hockey era una de las máximas esperanzas de medalla para los albicelestes, pero además, uno de los mejores ejemplos de éxito deportivo de equipo del otro lado del Plata. Sin embargo, Las Leonas se despidieron de los Juegos Olímpicos: cayeron 3-2 ante Holanda en cuartos de final y se despidieron de la chance de medalla mucho antes lo que cualquiera podía imaginar.

El seleccionado argentino de hockey había construido un nivel superlativo en los últimos 18 años: tan es así que desde el Mundial 1998 que no bajan del cuarto puesto. En el medio estuvo una explosión del deporte en Argentina: las jugadoras pasaron de ser desconocidas a figuras de los medios de comunicación, y el mito de Las Leonas empezó a construirse. De deporte elitista rápidamente se transformó en un ejemplo de éxito, y encima, femenino. Ganaron Mundiales, World League y Champions Trophy, pero la medalla dorada siempre había sido esquiva. Y tras la plata en Syndey 2000 y Londres 2012, y el bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008, Río, casi de local por el apoyo de la hinchada albiceleste, era la chance de saldar la deuda.

Lo de Las Leonas fue una historia similar a la de la Generación Dorada: sin Luciana Aymar, la mejor jugadora del mundo, el equipo argentino inició un complejo proceso de renovación, al que no ayudó el retiro de otras referentes como Rosario Luchetti, quien renunció a la selección, desconforme con el manejo de la dirigencia del hockey argentino, encabezada por el ex jefe de gabinete del kirchnerismo, Aníbal Fernández.

La ausencia de la mejor jugadora del planeta de disimuló bien en el Champiomns Trop´hy 2014, pero la llegada a los Juegos mostró a un equipo joven, con la mitad del plantel sin experiencia olímpica.

El sueño se empezó a complicar de entrada, cuando las dirigidas por Gabriel Minadeo cayeron ante Estados Unidos 1-0. La victoria ante Japón calmó un poco los ánimos, pero dos derrotas más, ante Gran Bretaña y Australia, terminaron de complicar todo. Las argentinas le ganaron a India para clasificar, pero se tuvieron que cruzar con Holanda, el gran rival desde aquellos Juegos de Sidney 2000. Para ampliar el contraste Los Leones, siempre a la sombra del femenino, le ganaban a España y se metían, por primera vez en la historia, entre los cuatro mejores del mundo.