El fabuloso negocio de Los Juegos Olímpicos y la TV

Más de 3.600 espectadores redundan en una cifra que superará los US$ 2.500 millones en Río 2016

Los Juegos Olímpicos de Londres-2012 llegaron a convocar 3.600 millones de telespectadores, lo que convierte a esta competición deportiva en la más seguida del planeta, en disputa con el Mundial de fútbol.

No es por tanto ninguna sorpresa que los derechos de retransmisión de los Juegos, que se cuadruplicaron entre 1992 y 2012 para alcanzar los 2.560 millones de dólares en Londres, sigan siendo -y de lejos- la principal fuente de ingresos del Comité Olímpico Internacional (COI).

Alrededor de un 90% de estos ingresos se entregan a federaciones internacionales, comités olímpicos nacionales y comités organizadores de los Juegos. El COI, por ejemplo, aporta 1.500 millones de dólares al comité organizador de Rio-2016.

Televisados por primera vez por circuito cerrado en Berlín-1936 y en directo en Roma-1960 a través de Eurovisión, los Juegos Olímpicos de verano son hoy en día el primer espectáculo televisivo del mundo.

Los ingresos por los derechos de retransmisión que ascendían a 636 millones de dólares en Barcelona-92, se duplicaron en Sídney-2000 (1.330 millones de dólares) y no cesaron de aumentar hasta llegar a los 2.560 millones en Londres-2012. La cifra definitiva de Rio no ha sido comunicada por el COI.

El monto de los derechos televisivos de los Juegos de Invierno es muy inferior: 1.260 millones de dólares para Sochi-2014.

- Seguridad financiera a largo plazo -
Globalmente, los derechos de retransmisión representan el 73% de los ingresos del COI en el periodo 2009/12, de un total de 5.200 millones de dólares. "Para el período 2013/16, los derechos de retransmisión crecieron un 7,4% hasta los 4.100 millones de dólares con respecto a 2009/2012", señaló el COI en su informe anual 2014. Para el periodo 2013/2016, el COI espera finalmente unos ingresos globales de 5.500 millones.

El COI tiene las finanzas aseguradas por el momento gracias a la firma de un jugoso contrato con el grupo estadounidense NBC Universal hasta 2032, acuerdo que según algunos podría pesar en la elección de la ciudad sede de 2024, a la que aspira Los Ángeles.

Fuera de Estados Unidos, el COI recurre cada vez más a cadenas privadas y a menudo de pago, lo que constituye "un importante cambio de política olímpica y asegura la financiación del COI a largo plazo", analiza en profesor de universidad suizo Jean-Loup Chappelet, en su reciente libro "Juegos Olímpicos: avivar la llama".

- Colchón de seguridad -
Creado en 1985 con la ayuda del británico Patrick Nally, pionero del marketing deportivo que también colaboró con la FIFA, el programa "TOP" (The Olympic Partner) es un programa de patrocinio mundial gestionado por el COI. Su objetivo es generar ingresos diversificados repartidos al 50% entre los comités organizadores de los Juegos Olímpicos (COJO) y el movimiento olímpico (COI, federaciones internacionales, comités olímpicos nacionales, etc.).

De los 106 millones de dólares del período 1985/88 (Calgary, Seúl), los ingresos del programa TOP se multiplicaron por 10 hasta 2013/16 con 10 socios, hasta un total de 1.000 millones de dólares. El COI firmó dos contratos de larga duración con Bridgestone et Toyota y renovó los acuerdos con otros tres socios (Atos, Panasonic y Samsung). Si se suma el contrato con la NBC, el COI firmó en 2014 "contratos de televisión y asociación por más de 10.000 millones de dólares", lo que supone "una contribución significativa para la estabilidad financiera del movimiento olímpico hasta 2032", señala el COI.

Como la FIFA que posee 1.500 millones de dólares en su cuenta bancaria, el COI dispone de una reserva que en 2014 ascendía a 980 millones de dólares. Se constituyó en su mayoría durante la presidencia del belga Jacques Rogge (2001-2013).

Esta reserva "garantiza el funcionamiento del COI en caso de crisis importante que afecte a los Juegos", explicó Rogge antes de dejar su puesto al alemán Thomas Bach. El belga también implantó una mayor transparencia en una institución sacudida en los años 2000 por un escándalo de corrupción.

Populares de la sección