El extraño caso de Cavani

El ídolo y goleador de Napoli lleva convertidos solo dos goles oficiales con la camiseta celeste, en la que está dispuesto a ir al sacrificio en bien del colectivo

Existe un Diego Forlán ligado a los récord y que es dueño de la idolatría de la gente. Hay otro, Luis Suárez, que va camino a robarle el protagonismo y que pasa a ser la cara visible de las principales marcas para publicitar sus productos. Y hasta hay dos actores en esta historia, Diego Lugano y Egidio Arévalo Ríos, que generan admiración por su lucha titánica, por ser los abanderados del “rendirse jamás”. Sin embargo, hay un caso en el que pocos reparan. Dispuesto a sacrificarse en bien del colectivo. Sin reparos por no poder realizar la misma tarea que despliega en su equipo. Contenido en lo que más le gusta: el gol. Edinson Cavani, el sacrificado de la selección construye desde su humildad para adaptarse a las circunstancias.

Un equipo se conforma por la suma de individualidades que aportan al colectivo. Cada uno debe tener claro su rol. Y ahí está el salteño Cavani. Goleador en su equipo y con pocos gritos en la selección. Un caso extraño de analizar. El dato revelador dice que con la camiseta de Uruguay apenas pudo convertir dos goles oficiales. El resto los marcó en amistosos.

Jugador inamovible

Cavani es de la misma generación de Luis Suárez, pero apareció después. Necesitó un tiempo más prolongado para adaptarse. En determinado momento se plantearon dudas acerca de si estaba acertado Óscar Washington Tabárez al insistir con el salteño. Costó pero ganó un lugar.

Hoy es hombre del proceso, pero con un plus que no tiene ningún jugador de la selección: “Cavani es el único delantero de todos los que tenemos en el plantel que puede cumplir una función que requiere el equipo”, expresó Tabárez.

¿A qué se refería? A su posición en el campo. A lo que le piden. Por su potencia física, el entrenador entiende que el goleador de Napoli puede ejercer la función del ida y vuelta, colaborar tapando espacios, marcar y hasta llegar a cubrir a los laterales si es necesario. Entonces el arco le queda lejos.

Los tanos se enojaron

Por aquellos tiempos dulces de la Copa América de Argentina 2011, cuando aún no se conocía qué le podía deparar el destino a la celeste, los dirigentes de Napoli tiraron la bronca.

El presidente Di Laurentis encabezó el grupo. Argumentaba que Cavani jugaba fuera de puesto y que lo mandaban al sacrificio. A raíz de esa situación, en Italia se armó terrible revuelo. A nivel de prensa se generó toda una cuestión mediática y criticaron justamente la posición en la que juega el delantero de Napoli en el combinado.

Claro, los tanos deben haber pensado: Cavani está cotizado en más de 50 millones de euros pero en la selección no mete goles lo que puede generar una baja en su precio. Defendían sus intereses.

Tabárez respondió

En una de las tantas conferencias brindadas en Mendoza, el delantero expresó, antes del partido con Chile, sobre la polémica que se había generado: “Estaba deseoso de jugar en esa zona del campo porque no estoy jugando en mi puesto y es normal que uno termina los partidos con ganas de concretar un poco más seguido”.

Y luego agregó: “La estadística lleva a la respuesta. En Napoli fue un año muy bueno por la posición donde jugué pero en la selección no juego en el mismo puesto y son cosas diferentes. Acá tengo que cumplir otra función y es normal que uno termine los partidos con ganas de concretar un poco más seguido”, disparó Edinson Cavani.

Y el técnico Tabárez salió al cruce con su particular estilo de no entrar en polémicas ni sumarse a temas mediáticos.

“Para mí no es ningún sacrificio. No me decían lo mismo cuando lo hizo en el Mundial. El entrenador de Uruguay soy yo. No estoy acá para poner a un futbolista en la posición que quieren los dirigentes. Es un tema mediático. Es verdad, eso sí, que me convencí porque lo vi en el Mundial, que los tres delanteros que tenemos pueden funcionar juntos. Cavani tiene claro que su principal objetivo es dejar todo en la cancha. Y viene haciendo eso diferente acá desde que está en la sub 20. No hablamos con él desde la primera vez que le propusimos jugar en esa posición”. Tema cerrado.

El hecho es que Cavani es un caso extraño. Goleador e idolatrado en Napoli donde su cotización trepó a 70 millones de euros y acaba de firmar una extensión de contrato hasta 2017, que incluyó una mejora salarial. En Uruguay apenas pudo convertir dos goles  oficiales. Todo en bien del colectivo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios