El expediente Lance empieza a ver la luz

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos anticipó parte del contenido por el cual condenó de por vida a Armstrong

El testimonio bajo juramento de 26 personas destruyó el sistema de dopaje más sofisticado y profesional de la historia del deporte. El del equipo de ciclismo US Postal. Así se expresó el miércoles la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada, por sus siglas en inglés) en una nota publicada por New York Times.

Lance Armstrong corrió por este equipo entre 1998 y 2005, aunque en el último año el nombre cambió a Discovery Channel.

Entre 1999 y 2005, Armstrong ganó siete veces el Tour de Francia, la prueba más emblemática del ciclismo. Sin embargo, el 24 de agosto de este año, la Usada lo declaró culpable de dopaje sistemático. Ordenó la devolución de todos sus títulos desde agosto de 1998 y lo suspendió de por vida.

Armstrong se retiró del ciclismo a principios de 2011 pero sigue vinculado al deporte practicando triatlón. La decisión final en cuanto a su suspensión no la puede determinar la Usada sino la Unión Ciclista Internacional (UCI). Este organismo sigue a la espera de que la Usada le remita su expediente, que, según datos publicados por la agencia, supera las 100 carillas de pruebas contundentes: boletas de pago, e-mails, análisis científicos y tests de laboratorio.

Todo eso demuestra que Armstrong se dopaba y que era la piedra angular en la conspiración de dopaje, según lo publicado por  New York Times. El miércoles 17, este organismo le remitirá a la UCI las pruebas.  Al mismo tiempo publicará en su web oficial (usada.org) todo el expediente.

Cruce de acusaciones
La comunicación que realice la Usada le abre a la UCI un plazo de 21 días para acatar su decisión o apelarla ante el Tribunal Supremo del Arbitraje (TAS). Una vez que adopte su decisión, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tiene 21 días también para apelar. “Es shockeante, es decepcionantes, pero nosotros hicimos nuestro trabajo”, dijo Trevis Tygart, director ejecutivo de la Usada quien hace unas semanas le declaró a L’Equipe haber recibido amenazas de muerte anónimas.

Timothy Herman, uno de los abogados de Armstrong, expresó sobre lo dicho por el organismo: “Será un refrito de viejas acusaciones desmentidas, poco fiables basadas en gran parte por testimonios coaccionados, acuerdos preferenciales y amenazas”.  Herman agregó que la Usada fue “fiscal, juez, jurado, corte de apelaciones y verdugo”.

Pero la Usada se mantiene con firmeza en su posición. Tanto que actuó después de que la propia justicia de Estados Unidos investigara el caso de Armstrong y lo absolviera. 

Los confesores
Todo empezó en 2010 cuando Floyd Landis, ganador del Tour 2006 del cual fue desposeído después por dopaje, se contactara con Tygart para contarlo todo.

Al testimonio de Landis se sumaron después los de otros excompañeros del ciclista texano: Levi Leipheimer, Tyler Hamilton (quien publicó un libro el mes pasado revelando toda su verdad), George Hincapie, Frankie Andreu, Michael Barry, Tom Danielson, Stephen Swart, Christian Vande Velde, Jonathan Vaughters y David Zabriskie. Una banda.

Todos acusaron y asumieron su verdad: el dopaje. El miércoles también conocerán sus sanciones, salvo los que ya están suspendidos de por vida, como Hamilton.

Entre los detalles surgidos de los testimonios aparecen detalles como la existencia del llamado Motoman –durante el Tour de 1999–, encargado de repartir jeringas con EPO a los ciclistas durante la competencia. Vaughters,  de hecho, reconoce en el informe haber visto a Armstrong inyectarse delante suyo y que la ex esposa del multicampeón, Kristin, calificaba al EPO com “un mal necesario”.

El miércoles será el día D para Armstrong. Para el deporte y el dopaje.



Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios