El estadio de Peñarol: de sueño en sueño

A lo largo de la historia los aurinegros contaron con diez proyectos para construir su estadio que fueron desde las canteras del Parque Rodó a Zona América

Peñarol coloca el jueves la piedra inicial de su último sueño: el estadio. Es conocida la larga pelea que libraron los dirigentes presididos por Juan Pedro Damiani para concretar la obra. Pero lo que pocos conocen es la larga historia de proyectos que tuvo el club para contar con su propia casa.

Desde el año 1933 los aurinegros están embarcados en una ilusión que contó con 10 proyectos frustrados para llegar a este presente alentador.

Estas son las ideas que se presentaron a lo largo del tiempo para que Peñarol tuviera su casa propia.

Los frustrados proyectos del Estadio

1933
En las canteras 
Se iniciaron obras en las canteras del Parque Rodó con donaciones de los parciales. Pero la dureza del granito del suelo impidió dinamitar la zona. Era tal el empuje que se hicieron los planos por parte del Arquitecto Julio Vilamajó. El escenario estaría levantado en 9 meses con una tribuna con capacidad para 11.300 personas, las etapas posteriores regalarían un megaestadio para 70 mil personas sentadas y espacio para otras 30 mil paradas, según refleja una investigación del sitio partidario "Campeón del Siglo". El costo total era de $ 600.000.

1943
Centenario 
Muchos aficionados y dirigentes entienden que el Centenario deber ser el estadio de Peñarol. Esta historia viene de mucho tiempo atrás. En 1943 el escribano Quagliata redactó y presentó un proyecto para usufructuar el Centenario trasladando hasta la sede social. Pero los socios en una asamblea realizada en mayo de 1944 desestimaron la idea.

1993
Canje 
Peñarol planteó oficialmente a la IMM el canje del Charrúa por Las Acacias. El presidente José Pedro Damiani planteó al intendente Tabaré Vázquez el canje comprometiéndose a la ampliación del Charrúa para 42 mil personas.

1997
Las Acacias 
Debido a que Wanderers se había transformado en un karma, Damiani decidió llevar a los bohemios a Las Acacias y terminó con el maleficio. El hecho es que, el Contador se entusiasmo y comenzó a fijar el escenario aurinegro. Peñarol acondicionó su Estadio pero en el primer partido del Clausura 1997, ante Rampla, se generaron incidentes. Luego se habló de agrandar el escenario pero quedó en la nada.

1997
Solymar o El Pinar 
El presidente José Pedro Damiani anunció en CX 10: “La nueva zona donde construiríamos el estadio tiene que ser cercana a Montevideo. Solymar o El Pinar, por ahí; se hicieron contactos con la Intendencia de Canelones y parece que hay un predio que puede ser aconsejable. Creo que esta idea es plausible y habría que determinar si conviene ampliar Las Acacias”.

1998
Avenida Giannattasio 
Firmaron precontrato para comenzar la construcción del escenario aurinegro. Confirmaron que el reducto, que tendría capacidad para 40 mil personas, se inauguraría a fines del año 2000. El escenario tendría piscina, guarderías, sala de convenciones y baños con espejos, además del centro comercial que se instalará en el predio. Las obras se iniciarían el 19 de Junio de 1999 y requerirían 18 meses de trabajo y US$ 50 millones aportados por un grupo inversor.

2001
Charrúa 
Vuelve a reflotar la idea de acondicionar el Charrúa. La idea incluía un aumento en la capacidad del Estadio, al cual se le agregarían 23 mil butacas, para alcanzar a 35 mil espectadores sentados. Entre otras obras, se techaría la tribuna principal y “se instalaría un sistema de calefacción que garantizaba una temperatura de 25º a la altura de los pies, en la platea”. Los vecinos armaron revuelo por el impacto ambiental del Parque Rivera.

2005
Damiani-Moore
El dirigente Fernández Methol apareció con un nuevo proyecto para un estadio de 32.500 personas en Canelones que se iba a llamar Damiani-Moore. La idea contaba con “un sanatorio de alta complejidad para cáncer y drogas”, gimnasio, villa olímpica, anfiteatro, hotel, y una mini ciudad con colegio.

2007
Ficus Capital 
¿Recuerdan la aparición de Ficus Capital? La empresa apareció con un ambicioso proyecto marketinero que incluía la construcción del estadio propio para albergar 35 mil personas. Todo quedó en la nada.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios