El español Alonso ganó con categoría el GP de China

El piloto de Ferrari quedó tercero en el campeonato, a nueve puntos del líder Sebastián Vettel

El piloto español Fernando Alonso se conquistó el Gran Premio de China celebrado el domingo, resarciéndose del abandono en la carrera anterior en Malasia y dando a Ferrari la primera victoria de la temporada en Fórmula Uno.

En una carrera en seco dictada por la elección de los neumáticos y las frecuentes paradas en boxes, el español se impuso a Kimi Raikkonen de Lotus por 10,1 segundos.

Lewis Hamilton completó el trío de campeones mundiales que subió al podio con el tercer puesto para Mercedes, después de que el británico saliera desde la primera posición de la parrilla.

Fue la segunda victoria de Alonso en China, donde el rojo es visto como el color de la buena suerte, y su primera desde que ganara el pasado julio en Alemania. También fue la número 31 de su carrera, situándose cuarto en la lista de campeones de todos los tiempos junto al británico Nigel Mansell.

"El equipo hizo un trabajo perfecto con la preparación del coche", dijo Alonso, quien ahora es tercero en la clasificación general con 43 puntos después de tres carrera, seis puntos por detrás de Raikkonen y a nueve del triple campeón del mundo, Sebastian Vettel de Red Bull.

"Fue una carrera fantástica para nosotros desde el comienzo. No hubo grandes problemas y la degradación de los neumáticos fue mejor de lo esperado", agregó el asturiano.

"En las dos carreras que hemos terminado hemos conseguido un segundo puesto y la victoria, así que nuestro comienzo de la temporada 2013 es muy bueno", concluyó el piloto de Ferrari.

Raikkonen había partido segundo en la parrilla pero hizo una salida lenta y fue adelantado inmediatamente por ambos Ferraris. El finlandés cayó hasta la cuarta posición antes de pelear con las paradas en boxes y pese a tener el alerón delantero roto.

El piloto de Red Bull y triple campeón del mundo Sebastian Vettel terminó cuarto, 0,2 segundos por detrás de Hamilton, reteniendo el liderazgo del mundial, mientras que Jenson Button de McLaren fue quinto en una carrera en la que los cinco primeros puestos estuvieron ocupados por cinco campeones mundiales.

"No estamos ahí todavía, pero no estamos tan lejos", dijo el jefe principal de Mercedes Ross Brawn, cuyo equipo ganó en China con Nico Rosberg saliendo desde la pole, a Hamilton por la radio.

El británico podría al menos sentirse animado por su segundo podio consecutivo para el equipo tras fichar procedente de McLaren al final de la temporada pasada, mientras que Rosberg no pudo finalizar.

El que experimentó una mayor agonía fue Mark Webber de Red Bull, que empezó desde la calle de boxes tras quedarse sin combustible en la sesión clasificatoria del sábado.

El australiano tan solo pudo completar 18 del total de 56 vueltas, tuvo que hacer dos paradas en boxes y se le rompió el alerón delantero en un choque con el francés de Toro Rosso Jean-Eric Vergne.

La tarde se desarrolló en fuerte contraste con el anterior Gran Premio de Malasia, que lideraba hasta que su compañero de equipo, el campeón del mundo Sebastian Vettel, ignoró las órdenes dadas desde boxes de no adelantarle y finalmente le privó de la victoria.

La disputa entre ambos compañeros de equipo fue la comidilla en el paddock de Shanghái en la previa a la carrera pero esta vez no estuvieron cerca de volver a competir entre ellos.

Lo más cerca que se estuvo de un drama, en una carrera dictada por la estrategia de los neumáticos, fue cuando Vettel casi golpeó la rueda trasera derecha cuando bordeaba una curva cerrada y pareció rebotar y rodar por delante de él.


Fuente: Reuters

Populares de la sección

Comentarios