El escenario ideal para la celeste

Uruguay tiene una enorme oportunidad de sumar ante un rival directo como Chile, un partido con mucha historia
Enviado a Chile
Esta es una de las grandes encrucijadas de la Eliminatoria. Por un lado, como dijo el Maestro Tabárez hace algunos días, este es un momento difícil para los jugadores debido a que vienen de un trajín muy importante de partidos en sus respectivas ligas. Por otro, Uruguay tiene la enorme oportunidad de sumar en Santiago para mantenerse bien arriba en las posiciones y ya prácticamente sellar el pasaporte a Rusia 2018, por más que faltan jugarse unas cuantas fechas.

Claro que sumar de visitante en Chile no será nada sencillo. Se enfrentará al vigente bicampeón de América, con un plantel de primera y que se conoce casi tan bien como el uruguayo.

Será el retorno de uno de sus líderes espirituales y futbolísticos, especial para esta clase de encuentros, como Gary Medel luego de haber estado suspendido cuatro partidos. No es un tema más. Chile no es lo mismo sin él.

Como pocas veces, Uruguay saldrá a la cancha con mucha tranquilidad, teniendo en cuenta su notable ubicación en la tabla. Quizás esa sea una de las claves para hoy: el hecho de poder jugar más tranquilo, de hasta poder esperar lo que haga el rival sin descuidarse atrás. Incluso de jugar de contra. Es decir, el panorama para los celestes presenta un espectro muy amplio de posibilidades a utilizar.

Parece muy sencillo, pero no lo es. Porque el equipo del Maestro deberá controlar la mitad de la cancha ante un rival que se mueve como pez en el agua en esa zona. Algo similar a lo que ocurrió en varios pasajes del encuentro pasado como visitante ante Colombia en Barranquilla. Replegado atrás, pero no en la versión del jueves en el Centenario, en que cedió pelota y cancha. Ante los cafeteros, Uruguay se replegó pero presionó en mitad de cancha, y tuvo una gran disciplina táctica para cubrir espacios sin recostarse sobre su área, lo que hizo que Colombia casi no tuviera chances. Y jugó bien de contra, con pases precisos y verticales, para Suárez y Cavani, además de aprovechar bien las pelotas quietas.

Algunas veces en esta misma Eliminatoria, Uruguay se ha sentido casi cómodo jugando en tierras lejanas. Pero para eso deberá mejorar sustancialmente lo mostrado el jueves contra Ecuador. Los laterales deberán no solo cubrir su sector, sino intentar subir por su andarivel, una tarea complicada ante un combinado con oficio como el trasandino que viene de lograr una igualdad en la tórrida Barranquilla.

Quizás por eso, Tabárez apuesta fuerte en la media cancha. Se la juega por el corazón más que por la razón en el caso del Tata González. Es que nadie puede obviar el tesón y las ganas enormes que pone siempre este futbolista. Ese es un punto a su favor.

Sin embargo y como explicó ayer Referí, hace cinco meses que no juega, ya que su último encuentro fue ante Jamaica en la Copa América Centenario de Estados Unidos. Esta puede ser enorme ventaja que dé Uruguay en una zona medular. Por eso, la apuesta del Maestro es tan jugada, aunque es un jugador que siempre le ha respondido y por eso le corresponde en este caso un voto de confianza al DT.

De mitad del campo hacia arriba, el maestro probó como titular en el movimiento de pelotas quietas a Edinson Cavani, apostando a la recuperación del delantero de PSG en un partido muy especial, luego de la polémica con Gonzalo Jara en la Copa América.

Cavani deberá demostrar rápidamente estar recuperado, porque si no Luis Suárez se sentirá demasiado solo arriba ante una defensa que se conoce más que de memoria. Eso también es un punto medular para intentar complicar con llegadas el arco de Claudio Bravo quien finalmente podrá estar luego de su lesión en Colombia.

Pero además, Cavani seguramente dé una mano como lo ha hecho de visitante: jugando como un quinto volante, asistiendo a Suárez y llegando al área, en esa labor de sacrificio que hace mejor que nadie.

En lo que no puede entrar Uruguay es en el clima hostil que normalmente se aprecia en Santiago. Este es un enfrentamiento con mucha historia y que ha tenido de todo dentro de la cancha, no solo en Eliminatorias, sino también en un par de ocasiones de Copa América. Si ello sucede, los celestes entrarán perdiendo.

Uruguay tiene todo para sacar al menos un punto de su visita a Santiago. El propio Tabárez lo indicó en su conferencia del domingo: "No creo que estemos lejos de conseguir puntos en Chile", dijo, más allá de que, como es tradicional, indicó también que hay que respetar mucho al adversario.

Ñuñoa espera. Como tantas veces. Los celestes tienen una tremenda oportunidad frente a un rival directo que consiguió puntos reglamentarios que había perdido ante Bolivia en la cancha. Llegó la hora de demostrarlo.

Embed


Acerca del autor