El equipo para el batacazo

Los Teros definieron el equipo con seis cambios; hay confianza en dar una sorpresa ante un equipazo

Con seis cambios, casi un retorno al equipo del debut ante Gales, y la inocultable ausencia del apertura Felipe Berchesi, el Head Coach de Los Teros definió el equipo para enfrentar a Fiyi el martes, en la gran oportunidad para Uruguay de conseguir un partido parejo, de hacer el primer try del Mundial y, quien lo diga, intentar un hazañoso batacazo.

Encasillados en el "Grupo de la Muerte" que ya dejó por el camino al organizador Inglaterra, Los Teros tuvieron partidos muy desiguales ante Gales y Australia y lo tendrán con Inglaterra, tres de los cinco mejores equipos del planeta. Los dos primeros cumplieron dignamente, aunque el pico de rendimiento estuvo en el debut cuando le fueron ganando durante 15 minutos a Gales, pero además ganaron la lucha en el contacto y llenaron de problemas al local, que terminó definiendo por la vía donde se sabía que tendría superioridad: el maul.

Contra Australia no se repitió la actuación. La actitud para el tackle estuvo, y la entrega también, pero hubo más errores defensivos, provocados en gran medida por la velocidad supersónica de los Wallabies, que terminaron explicando la diferencia de 11 tries.

Ahora el desafío es recuperar aquella intensidad, aquella locura para el tackle pero también la mente fría para el orden defensivo y para sacar de las casillas al rival. Por eso es que Lemoine vuelve al equipo que más conforme lo dejó en el torneo.

Claro que deberá disimular una ausencia dura: la de Felipe Berchesi, quien no se pudo recuperar al 100% de una lesión de clavícula, a pesar de un enorme esfuerzo personal y del staff, que incluyó conseguir una cámara criogénica para favorecer la recuperación. Seguramente esté ante Inglaterra, en el final del torneo. El equipo carecerá de talento para la conducción y de la precisión quirúrgica a los palos de un jugador diferente, pero está bien cubierto: Alejo Durán es un jugador polivalente, y con una inteligencia superior a la media en su puesto, que tendrá la oportunidad de su vida para mostrarse a gran escala.

En cuanto a las patadas a los palos, seguramente la responsabilidad recaiga sobre Agustín Ormaechea, quien en los últimos días intensificó su entrenamiento en ese aspecto y tiene la capacidad suficiente para disimular la ausencia de su amigo de la infancia.

En cuanto al resto de los cambios, el objetivo es recuperar la experiencia en los forwards, intentando pasar la página de un scrum que ha sido mucho más complicado de lo esperado, y donde el peso de los rivales se ha sentido mucho más. El maul también es otro punto deficitario hasta el momento –también producto de la falta de tamaño- mientras que el line ha alternado buenas y malas, con más buenas de lo que se podía esperar para uno de los equipos con menos altura del torneo.

En la línea de backs el cuerpo técnico apuesta por una línea que ha sido de lo mejor del equipo en el torneo. Todos tuvieron una gran actuación ante Gales, y sufrieron la velocidad australiana. Ahora tiene su revancha, pero ya han demostrado que tienen la actitud defensiva. Ahora, queda arriesgar más en ataque y tenerse fe de que el try puede llegar.

"Es el tercer partido y tenemos ya la experiencia de jugar ante Gales en el Millenium, también la agresividad y velocidad de Australia. Llegamos afianzados a nivel equipo. El batacazo no sé si será o no, ojalá sí, pero el equipo tiene que plantarse en la cancha y salir a ganar el partido. Es un partido del Mundial ante un rival muy bueno, y ahí es donde hay que apostar", dijo el domingo el DT Pablo Lemoine, confiado en que el estudio del rival y el punto de maduración del equipo en el torneo le ganen al cansancio acumulado, y pueda llegar el gran batacazo.

A ver a Los Pumas

Los Teros tuvieron libre el domingo, y muchachos aprovecharon para hacer una hora de viaje hasta Leicester, para ver el partido ante Los Pumas y Tonga.

La gran mayoría del plantel se subió al bus para viajar al estadio de Leicester City, y los que no lo hicieron fue por una buena razón: muchas de las novias y esposas de los jugadores llegaron ayer desde Uruguay para ver los últimos dos encuentros, por lo que fue una oportunidad para un esperando reencuentro luego de 50 días de gira.

En Leicester, el equipo se encontró con la cara de sorpresa de muchos ingleses y argentinos que veían pasar al bus en los alrededores del Estadio. Sin embargo, al bajar, los jugadores pasaron bien desapercibidos y pudieron disfrutar del partidos como unos fanáticos más, y hasta cruzarse con el uruguayo Carlos de Pena, jugador de Middlesbrough y conocido de varios jugadores del plantel, que está aprovechando el Mundial `para recorrer varios estadios y ver algunos de los principales partidos.

En definitiva fue una tarde especial para Los Teros, que pudieron disfrutar de una tarde de mundial de una manera diferente, sin la presión competitiva de sus partidos, y ver un excelente partido que terminó con una sólida victoria argentina y la casi clasificación a cuartos de final.



Acerca del autor