El ensayo no gustó

Con un gol de penal de Cavani, Uruguay derrotó a Marruecos pero dejó más dudas que certezas de cara a la Copa América

Uruguay venció 1-0 a Marruecos en el penúltimo amistoso previo a la Copa América de Chile y la única conclusión positiva del juego en Agadir fue el resultado, ya que el equipo de Óscar Tabárez estuvo muy lejos de lograr una expresión colectiva acorde a un equipo que buscará defender el título de campeón en el certamen continental.

Dos equipos en 45 minutos
Uruguay comenzó el juego con un 4-3-3 como dibujo táctico con Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, Diego Godín, José María Giménez, Álvaro Pereira; Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro; Jonathan Rodríguez, Edinson Cavani y Diego Rolan fueron los tres de ataque.

Los primeros 10 minutos fueron inspiradores para Uruguay en base a la movilidad constante y el pressing alto como un culto, con Cavani como faro ofensivo pero ofreciéndose, sana costumbre del salteño, para hacer el desgaste para apretar en bloque a los laterales de Marruecos.

El biotipo privilegiado del jugador de París Saint Germain le permite hacer ese desgaste defensivo pese a ser referencia en ataque y retroceder varios metros cuando el andamiaje defensivo de su equipo lo requiere.

Por las bandas, Rolán y Rodríguez se alternaron para hacer la presión alta y forzar errores en la salida del equipo africano que falló en dos salidas desde el piso del arquero Munir.

La presión alta es una herramienta que necesita de jugadores concentrados desde el primer minuto y muy aplicados tácticamente, para no perder balones en el hueco que queda entre los volantes externos y los laterales.

En ese sentido, la intención de Tabárez fue hacer un equipo compacto con dos bloques de cinco jugadores. Por un lado la zaga y Egidio para defender y Sánchez junto a Lodeiro y los tres hombres de ofensiva para atacar.

En los papeles la idea presentaba un equipo equilibrado con jugadores en todos los espacios, pero lo cierto es que Lodeiro y Sánchez no se conectaron para dialogar en una zona fundamental para elaborar juego, Cavani fue el encargado de tapar la salida por el callejón central y Rolán se volcó hacia la banda de salida del balón, ya que Rodríguez colaboró poco en defensa luego de los primeros veinte minutos.

Marruecos, ante semejante movilidad de hombres celestes en su cancha, apeló al manual de transiciones rápidas con pelota al ras del piso y lo cumplió a la perfección. Sus volantes centrales se hundieron con los zagueros para defender el arco de Munir, los laterales se proyectaron y los volantes externos se colocaron a espaldas de Sánchez y Lodeiro donde había campo fértil para encarar al arco defendido por Muslera.

Arévalo Ríos fue el límite entre un equipo estático en el fondo, con laterales que no se proyectaron nunca, y otro donde a impulsos de Cavani y Rolan la movilidad era permanente.
El primer tiempo terminó con la cara opuesta al inicio. Marruecos se apoderó de la pelota, fue vertical y atacó por las bandas en el talón de aquiles que Uruguay tenía cuando debía retroceder metros para marcar.

Una acción de Amrabat encendió las alarmas y el palo se vistió de celeste en los últimos minutos para irse al complemento igualados en cero.

El 4-3-3 del inicio le quedó largo a Uruguay, Lodeiro sintió el desgaste con la responsabilidad de marca y Uruguay tendió, de forma natural, a replegarse.

Penal y retroceso de cambio
Para el segundo tiempo los entrenadores no realizaron cambios y la tónica se mantuvo durante los primeros cinco minutos, con Uruguay intentando tener la pelota y Marruecos apostando a la salida en velocidad por las tres calles.

El partido cambió cuando Rolan protagonizó un jugada en el área que terminó con un penal sancionado por el árbitro senegalés, Malang Diedhiou, que Cavani transformó en gol.
Con la tranquilidad de la ventaja, Tabárez apeló a los cambios para intentar evitar sorpresas y mandó a la cancha a Giorgian De Arrascaeta, Álvaro González, Cristian Stuani y Guzmán Pereira con un cambio táctico.

Uruguay regaló metros y posesiones a Marruecos, que insistió en hacer figura a Muslera.
Uruguay aguantó hasta el final un partido que, en los papeles, debía ganar sin sufrir. 

Todavía falta mucho.

MARRUECOS 0-1 URUGUAY

Marruecos: Munir Mohamed Mohamedi, Achraf Lazaar, El Mehdi El Moutaqui, Omar El Kaddouri, Karim El Ahmadi (65′ Ahmed Messaoudi), Abderazzak Hamed-Allah, Houssine Kharja, Mbark Boussoufa (65′ Zakaria Labyad), Issam El Adoua, Nabil Dirar y Norredine Amrabat (74′ Mohcine Iajour). Director técnico: Badou Ezaki.
Uruguay: Fernando Muslera, Maximiliano Pereira, Diego Godín, José María Giménez, Alvaro Pereira, Carlos Sánchez (79′ Guzmán Pereira), Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro (70′ Alvaro González), Jonathan Rodríguez (59′ Christian Stuani), Edinson Cavani y Diego  Rolan (70′ Giorgian De Arrascaeta). Director técnico: Oscar Tabárez.
GOL: 51′ Edinson Cavani (U) de penal.
Tarjetas amarillas: 29′ Nicolás Lodeiro (U).


Populares de la sección

Comentarios