El emocionante reecuentro de Suárez con su gente

El delantero volvió a jugar en el Centenario tras la sanción
"Un gol va a tener que hacer Suárez, por lo menos uno”, dijo un hincha de Uruguay a su novia mientras enfilaban rumbo al Centenario cortando por el corazón del Parque Batlle. Ella lo miró en silencio, con los ojos llenos de esperanza. Como ellos miles de uruguayos colmaron el estadio en busca del reencuentro con el ídolo. Del triunfo de la mano del jugador estelar del equipo. Del añorado gol del ídolo celeste.

Todo lo que genera uno de los mejores jugadores del mundo es increíble, aún para un público tradicionalmente frío como el uruguayo.

Cuando se anunció su nombre cerrando la integración inicial uruguaya, el Centenario se vino abajo. Luis Suárez fue de lejos el más aplaudido.

Desde noviembre de 2014, en un amistoso ante Costa Rica, que el hincha de la celeste estaba privado de ver a Suárez. Por sus errores, pero también por una desmesurada sanción que le impuso a prepo la FIFA para fingir una moralidad tan pálida que a los pocos meses se derrumbó en una escandalosa y millonaria corrupción.

Cuando Suárez corrió hacia el rincón de la América contra la Ámsterdam para entregar a sus hijos que lo acompañaron como mascotas, la popular se puso de pie y coreó su nombre.

Cuando pisó el césped sus ojos estaban llenos de lágrimas. Tuvo que contenerse para no llorar de emoción. Y al final se vistió de asistidor para ser otra vez clave en el triunfo celeste.