El emocionante discurso de un entrenador a su equipo infantil

Ocurrió en las Ligas Mundiales de béisbol infantil; lejos de presionarlos les habló sobre la vida y sobre disfrutar el deporte

Quizás el béisbol suene lejano para la gran mayoría de los uruguayos. Pero no es lejana la labor de los entrenadores infantiles, de fútbol, básquetbol o cualquier otro deporte.

Por estos días en Estados Unidos se juegan las series mundiales de las pequeñas ligas, un torneo infantil que reúne a niños de todo el planeta, y que hasta es transmitido por ESPN, que trata a los niños como verdaderas estrellas. De allí han surgido varias leyendas del béisbol mundial, y muchos otros, que aparecían como estrellas, terminaron  bien lejos del deporte, como cualquier ciudadano común, pero que guarda de este torneo el recuerdo del “sueño del pibe”.

De todos modos, muchos entrenadores, como muchos del fútbol infantil que se puede observar cada fin de semana en Uruguay, presionan a sus niños como adultos. Y por eso llama tanto la atención un discurso como el Cumberland, un pequeño equipo del estado de Rhode Island, que les dedicó un emocionante discurso a sus dirigidos una vez que perdieron y quedaron afuera del torneo, cuando los niños lloraban porque se les había escapado su sueño.

“Vamos a hablar un segundo. Quiero mirarlos a los ojos. No hay desilusión en este partido, ni en la temporada. Fue un viaje maravilloso. Peleamos pero no pudimos marcar. Perdimos 8-7, pero no nos rendimos. Eso somos nosotros, niños. La única razón que tengo para llorar es porque la última vez que los voy a dirigir. Pero me han dado algo que nadie pudo. Orgullo. Y eso se lo van a llevar el resto de sus vidas. Tiene al estadio saltando, a todo Nueva Inglaterra, ¡a ESPN! ¿Y saben por qué? Porque a ellos le gustan los luchadores. Los deportistas. Los que no renuncian, los que juegan como ustedes. Somos uno de los mejores equipos en el mundo. ¿Entienden eso? ¡Del mundo! Tienen que ir a ver a sus padres, que están muy orgullosos de ustedes. Por eso quiero un último abrazo con ustedes”, les dijo, mientras las cámaras de ESPN lo tomaban en vivo.

“Los quiero chicos, los querré siempre y me regalaron uno de los mejores momentos de mi vida, y eso que dirijo hace mucho tiempo. Soy viejo y necesito recuerdos como estos. Necesito chicos como ustedes”, cerró, en un video que por estas horas ya es viral.


Populares de la sección

Comentarios