El duro desafío de ser olímpicos

Sebastián Romero y Sebastián Delgado competirán desde el viernes en Atlanta
Ausente desde Atenas 2004 en Juegos Olímpicos, el canotaje uruguayo buscará a partir de este viernes retornar a la máxima fiesta deportiva que en agosto de este año se celebrará en Río de Janeiro.

El torneo clasificatorio se disputará en Atlanta, Estados Unidos, con la participación de botes de las tres Américas.

"Clasificar a un Juego Olímpico en este deporte es muy difícil. Hay que ser finalista mundial o campeón continental", explicó a Referí Sebastián Gómez, presidente de la Federación Uruguaya de Canotaje.

"Brasil, Argentina, México y sobre todo Cuba y Canadá son rivales muy fuertes", contó por su parte Sebastián Romero, de 23 años, uno de los uruguayos que buscará la clasificación.

Romero, que defiende al club ACAL donde también trabaja dando clases, competirá en las tres distancias (200, 500 y 1.000 metros) de kayak individual (K1) y también en dos distancias (200 y 1.000 m) del K2 junto a Sebastián Delgado, de 20 años.

"Nuestro bote más fuerte es el K2 1.000. Los 200 m son muy rápidos, los 1.000 son más estratégicos, se puede controlar la velocidad y hay más margen para subir y bajarla", dijo Romero.

"Llegar al tope de rendimiento en el canotaje lleva sus años y los deportistas alcanzan su mejor nivel a partir de los 25 años. Los trabajos son a largo plazo, algo que en Uruguay es muy difícil. En los Juegos Panamericanos de Toronto (2015) todas las delegaciones promediaban entre 25 y 26 años. La nuestra promediaba 18", contó Gómez.

"Todos los países son profesionales. Tienen más infraestructuras, entrenan en barcos de última generación y cuentan con selecciones estables", explicó Romero.

¿Y Uruguay? "Nuestros deportistas no cobran un peso por competir", afirmó Gómez.

"En Atlanta competimos con los mismos barcos que se alquilan, pero la diferencia se hace en el entrenamiento con la mejor calidad de botes", agregó Romero.

De todas formas, las condicionantes del medio y el nivel de los rivales no los asusta.

"Pienso que se puede pelear la clasificación. Sabemos que es muy difícil, pero haciendo buenas regatas podemos dar una sorpresa", contó Romero que debuta el viernes a la hora 10 de Uruguay en final directa del K1 1.000.

No todo está perdido si los uruguayos no logran la clasificación en la disputa de las regatas. Como en todos los deportes olímpicos están las wild cards (cartas de invitación).

Gómez explicó qué méritos se contemplan a la hora de otorgarlas. "Se otorga una o a lo sumo dos y se tiene en cuenta el grado de participación en el ciclo olímpico y el nivel de progresión".

Gómez recordó que la última participación de Uruguay en Juegos Olímpicos, la de Darwin Correa en Atenas 2004, se debió a una wild card.

Uruguay participó de todo el ciclo olímpico: fue a los Juegos Odesur, a los Juegos Panamericanos, al Mundial y a las tres etapas de Copa del Mundo.

Uruguay fue felicitado por la organización del Sudamericano 2014 en el Lago Calcagno donde conquistó 74 medallas en todas las categorías. El año pasado, en Ecuador, compitió con 24 deportistas y se trajo 57 medallas (20 de ellas doradas), récord para un torneo en el extranjero. En Chile 2013 se habían obtenido 44 con 38 deportistas y solo siete de oro.

Selección uruguaya de canotaje
Las medallas de Ecuador 2015
Las medallas de Ecuador 2015

Además, Uruguay concurrió a Atlanta con una dupla junior (Matías Cabrera-Julián Delgado) que ilusiona con buenas actuaciones y que remarca que hay futuro color celeste.

"En 2014, en el Mundial junior de Hungría , Sebastián Delgado y Julián Cabrera fueron finalistas en un hecho histórico para Uruguay", dijo Gómez. "Ojalá se nos dé", concluyó ilusionado.


Acerca del autor