El dilema de Bizera y Peñarol

La lesión arrojó más dudas a una relación tormentosa con el club

Si hay algo que a Joe Emerson Bizera le faltó en su última etapa en Peñarol fue suerte. El zaguero, que llegó en 2013 para reforzar al equipo que venía de ser campeón bajo el mando de Jorge Da Silva, estuvo más tiempo en sanidad que en la cancha y cuando le tocó jugar se lo notó fuera de forma física.

Cuando por fin un entrenador le daba rodaje –Bengoechea lo puso de titular en las primeras dos fechas del Clausura-, el futbolista sufrió una rotura del tendón pectoral mayor derecho y aún no tiene fecha de regreso, según informó el jefe de la sanidad aurinegra, Edgardo Rienzi.

El calvario de las lesiones comenzó con un traumatismo en el muslo, una atrofia de cuádriceps, dolores recurrentes en el nervio ciático y una pubalgia.

Bizera jugó 1477 minutos desde su llegada a Peñarol en 2013, algo así como 16 partidos.

¿Qué pasará con Bizera ahora? En el inicio de la pretemporada, varios integrantes de la Comisión de Pases y Contrataciones del club manifestaron a El Observador que la intención del cuerpo técnico y la gerencia deportiva era bajar cinco años el promedio de edad del plantel y para eso no se iban a renovar contratos de jugadores con una ecuación salario/rendimiento poco beneficiosa.

En ese sentido trascendió el nombre de Bizera, aunque luego Bengoechea le dio la titularidad.

El técnico tiene un gran concepto de Bizera y cuenta con su experiencia en una zona del campo que en las últimas temporadas demostró falencias.

Dirigentes consultados por El Observador confirmaron que el futbolista tiene contrato vigente con el club hasta el 30 de junio de 2015 y que se le abonará el sueldo hasta ese día, aún cuando se sabe que los plazos de recuperación son una incógnita y aceptando que Bengoechea es quien tiene la última palabra en cuanto a una posible renovación.

¿Qué pasa si la lesión demanda más tiempo? El Estatuto del jugador profesional de la Mutual Uruguaya de Futbolistas es claro y contempla estas situaciones en el artículo 44 del capítulo 9: “En caso de que la lesión experimentada por el futbolista tenga carácter transitorio, el club contratante deberá cumplir estricta e íntegramente los compromisos convenidos con el mismo, considerándose a estos efectos que el futbolista continúa integrando el equipo de la división que defendía al momento de sufrir la lesión. Esta obligación subsistirá aún luego de finalizado el contrato y hasta tanto el médico del club lo declare en condiciones de reintegrarse a la actividad oficial o el futbolista celebrare un nuevo contrato con otra institución”.

Ante este escenario, el jugador quedó expuesto ya que no puede defender en la cancha un contrato que se le termina.

El estar fuera todo el Clausura acelera su salida, pero Bengoechea lo considera importante.

La Mutual inclinó la balanza.


Populares de la sección

Comentarios