El día que todo cambió en la F1

A 20 años, la muerte de Senna fue el punto de inflexión en la seguridad de la categoría

Una estrella fugaz llegada de Brasil pasó por el firmamento de la Fórmula 1 entre 1984 y 1994: Ayrton Senna da Silva, triple campeón del mundo desaparecido demasiado pronto hace 20 años sobre el circuito italiano de Ímola, cuando lideraba el Gran Premio de San Marino..

La muerte en directo de Senna, ídolo de millones de aficionados del mundo entero, desencadenó un shock que se revivió ayer en el vigésimo aniversario de este accidente contra el muro de hormigón de la siniestra curva de Tamburello, el 1 de mayo de 1994 a las 14h17. Era en la séptima vuelta y Senna, que había partido en ‘pole position’, estaba en cabeza.

El hombre que mejor lo conoció durante su paso por la Fórmula 1 es Ron Dennis, el patrón de McLaren, con el que Senna logró 35 victorias (de 41) y conquistó tres títulos mundiales (1988, 1990, 1991). Su testimonio, el lunes, en el sitio de la escudería de Woking, es apasionado, sobre todo en su respuesta a la pregunta siguiente: “¿Por qué Senna está considerado por muchos como el mejor piloto de todos los tiempos?”. Respuesta de Ron Dennis: “Porque fue de verdad muy bueno durante todo el tiempo que pasó por este planeta. Es duro encontrar un aspecto positivo al hecho de que tuvo un accidente y perdió la vida, pero quiere decir también que no asistimos a su declive”.

Ímola trágico.
Las muertes de Senna y del austriaco Roland Ratzenberger, en mayo de 1994 en Ímola, obligaron a la Fórmula 1 a poner todo su empeño en mejorar la seguridad, con excelentes resultados, ya que desde entonces no ha fallecido ningún piloto, aunque el riesgo sigue existiendo. La seguridad sigue siendo una prioridad, por lo que un seminario se celebró en Ímola coincidiendo con el 20º aniversario de la muerte de los dos pilotos.

“El fin de semana de Ímola fue un punto de inflexión para los cambios”, señaló Max Mosley, entonces presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). “Su muerte fue un gran impacto reconocido por todos, incluidos los pilotos, ya que era el número uno. Su personalidad hacía que todo el mundo le apreciara”, añadió Mosley sobre Senna. “Si no hubiera sido Ayrton, sin duda hubiéramos seguido de la misma manera y hubiera habido otra muerte en cuatro o cinco años”, dijo.

De hecho, diez días después del drama de Ímola, en Mónaco, el Sauber del austriaco Karl Wendlinger voló sobre un bache a la salida del famoso túnel del circuito del Principado. El piloto estuvo diez días en coma y pudo continuar su carrera pero en categoría GT.

Después los accidentes han continuado, pero siempre de menor gravedad. Las mejoras emprendidas por la organización en todos los sectores concernientes a la seguridad han dado los resultados esperados. Fue la muerte de uno de los más grandes lo que lo impulsó.

Cascos mas duros
A Massa le salvaron la vida
Los avances en los cascos de carbono permitieron por ejemplo, que el brasileño Felipe Massa no sufriera una lesión de mayor gravedad después de que una pieza mecánica le golpeara en la cara durante el Gran Premio de Hungría de 2009.

Circuito
El asfalto mejoró el control de los autos
Fue el cambio más espectacular: los circuitos han evolucionado; el asfalto ha sustituido a la grava para mejorar la frenada de los monoplazas que han perdido el control.  Además las barreras han sido reemplazadas por un ‘cocktail’ formado por bloques de hormigón y neumáticos viejos, incluyendo los circuitos urbanos como Mónaco.

sistema HANS
Evita que la cabeza se mueva
El sistema ‘Soporte de cabeza y cuello’ (Hans, en su siglas en inglés), ideado en los años 80 por un investigador estadounidense de biomecánica, Robert Hubbard, se sitúa en los hombros del piloto y fija el casco al cuerpo. De esta forma evita que la cabeza, en caso de choque, se mueva de forma violenta.l.

Neumáticos
Seguridad por sobre eficacia
En los neumáticos, la guerra entre Michelin y Bridgestone finalizó, revirtiendo en una mejora en la seguridad. Pirelli se convirtió en el proveedor exclusivo de gomas en la Fórmula 1, ofreciendo compuestos menos eficaces pero iguales para todos, lo que reduce la velocidad en las curvas. Para evitar las ruedas sueltas, tanto en el paddock como en la carrera, es obligatorio que estén ‘atadas’ con cables.

Cabina reforzada
Le salvó la vida a Kubica
En la cabina del piloto las protecciones laterales en la cabeza se convirtieron en obligatorias después de 1994 para evitar gran desplazamiento en caso de golpe por los costados. Varios accidentes en los que los pilotos sufrieron lesiones en las piernas empujaron a crear normas más estrictas en los ‘crash test’, haciendo hincapié en mejorar el ‘crash box’ para aguantar de la mejor manera posible el golpe frontal. Eso salvó al polaco Kubica cuando sufrió un durísimo accidente en Montreal 2009 (foto).


Populares de la sección

Comentarios