El día del arquero

Enrique Bologna se perfila para volver al arco aurinegro el sábado ante Progreso luego de alguna falla de Danilo Lerda en el pasado clásico

Son las 11.37 de una mañana tranquila después de la práctica de Los Aromos. El Polilla Da Silva es de los primeros en irse y se encamina hacia su camioneta negra, siempre estacionada al lado de la puerta principal.

El Observador aprovecha para mantener un diálogo corto con la única pregunta importante que surgía: “El sábado, ¿juega Lerda en el arco o puede haber un cambio?”

La mirada cómplice del DT y su respuesta dejaron un halo de enorme duda: “No lo tengo definido”, contestó.

Si la actuación de Lerda en el clásico le hubiera conformado un 100%, la respuesta no debería haber tenido dudas. “Entonces, ¿qué escribimos? ¿El porcentaje es 50 y 50 entre él y Bologna?”, insistió el periodista. “Puede ser sí, hoy es un 50 y 50”, respondió.

Después, a la hora de hacer una pequeña entrevista (ver página 5), Da Silva habló con mayor claridad y dejó entreabierta la puerta para el retorno de Bologna a la titularidad. Su último partido fue ante El Tanque Sisley el pasado 21 de octubre, por lo que en caso de confirmarse su titularidad, retornará luego de casi un mes contra Progreso.

Peñarol parece no tener paz con los arqueros. Bologna no tuvo un buen comienzo luego de no estar a la orden por problemas personales, luego atajó Leandro Gelpi y se lesionó y cuando Lerda parecía mostrar cierta seguridad, se equivocó en el gol recibido ante Defensor y si bien tuvo tres atajadas notables contra Nacional, en la retina de todos (incluyendo al DT), quedó la jugada en que perdió la pelota con Adrián Luna que de no ser por Darío Rodríguez, hubiese sido gol y posible derrota.

Para el Polilla, el titular siempre que estuvo 100% fue Bologna y parece que el próximo sábado le dará cabida en el equipo.

Dos al margen y Valdez
Los únicos dos futbolistas que no participaron el martes de la práctica de fútbol en espacios reducidos fueron los laterales Nicolás Raguso –como había informado El Observador, con esguince de tobillo tras el clásico– y Alejandro González con problemas estomacales.

Ambos se quedaron en el gimnasio, aunque Raguso después apareció por la cancha con una visible renguera.

“Me duele un poco todavía, aunque espero llegar para el partido del sábado”, dijo el futbolista a El Observador.

Y una curiosidad: es el único jugador que no se venda los pies porque no está acostumbrado. Quizás por ello se dobló él solo el pie cuando pateó un tiro al arco en el primer tiempo del clásico.

El que mejoró notoriamente con relación a la semana pasada fue Carlos Valdez.

Al zaguero –quien se perdió el clásico tras la lesión sufrida ante Defensor Sporting– se lo pudo ver tener contacto con la pelota nuevamente y asimismo, trotar sin inconvenientes.

De todas formas, el cuerpo técnico no lo quiere apurar y no estará el próximo fin de semana ante los gauchos del Pantanoso.

Pero pese a que él mismo pensaba que tenía para dos semanas más, quizás sea finalmente solo una.

Las butacas en el interior
Hubo cambio de planes a última hora y Peñarol empezará la semana que viene la venta de butacas para su futuro estadio en el interior del país. El lunes comenzarán por Tacuarembó con la presencia del presidente Juan Pedro Damiani y Fernando Morena.


Populares de la sección

Comentarios