El desafío de salir adelante tras el fracaso

Los jugadores tricolores intentarán revertir el sábado en el torneo local “el duro golpe” recibido el martes en la Sudamericana

El temporal que azotó a Montevideo y gran parte del país prolongó 24 horas el reencuentro de los futbolistas de Nacional. La práctica prevista para el miércoles se llevó a cabo el jueves. El encuentro de la tristeza, el después de la derrota frente a Liga de Loja que nadie esperaba en tiendas tricolores. Un duro golpe del que ahora se tienen que sobreponer, tanto el técnico Gustavo Díaz como los jugadores. Fénix es, como se dice habitualmente en el fútbol, el punto de inflexión, el partido bisagra para el plantel albo.

Hay jugadores que lo saben y lo trasmiten. “Tenemos que recuperarnos de este golpe duro, ser fuertes y profesionales, si no vamos a cometer dos errores: quedar eliminados de la Copa y perder puntos en el torneo local” dijo Adrián Luna a El Observador. El delantero, autor del gol de la ilusión frente a Loja en el Centenario (además, marcó el primero de Nacional en los últimos tres partidos) se mostró autocrítico: “No subestimamos al rival, sino que no mostramos un buen funcionamiento”, expresó.

Jorge Bava, otra de las buenas figuras que ha tenido el equipo hasta el momento, manifestó su “tristeza” por el momento y porque “se había armado un plantel acorde a una mejor presentación a nivel internacional”. En su opinión, lo del martes fue “una mala noche, en la que nos faltó la paciencia que tuvo el rival para sacar el resultado adelante”. Admitió, igual que Luna, que no minimizaron la categoría del conjunto ecuatoriano, aunque enfatizó en que “nos superó un rival que no tenía tanta jerarquía”.

El técnico, Gustavo Díaz, también habló de “golpe duro” en la conferencia posterior al encuentro y apuntó a que “este grupo demostró que puede salir de situaciones adversas; eso nos deja tranquilos”.

No existen dudas de que la eliminación dolió. En todos los sectores. Aunque no lo decían públicamente, la mente ya estaba puesta en el partido contra Sao Paulo, el siguiente paso a Liga de Loja. Los dirigentes habían conseguido en la AUF adelantar el partido frente a Fénix y así ganar 24 horas de descanso antes del juego frente a los brasileños. Los  hinchas guardaron su bandera gigante para estrenarla contra Sao Paulo el miércoles próximo.

Uno de los futbolistas que pidió calma fue uno de los que no jugó: Alexander Medina. El Cacique, herido por una distensión de rodilla, dijo antes del partido: “Todo el mundo piensa en Sao Paulo, pero no es tan así. Contra Loja es un partido jodido y tenemos que abstraernos del clima y saber que todavía no pasamos de fase”. Cuánta razón tenía.

El jueves, antes de la práctica a puertas cerradas en el Parque Central, el preparador físico Julio Gioscia, brindó su punto de vista: “Yo trabajé varios años en Colombia y Ecuador. Sé cómo juegan, lo hacen muy bien. Loja terminó con el mismo puntaje que Barcelona en el campeonato ecuatoriano, y perdió por diferencia de un gol. Además, tienen el apoyo de la municipalidad de la ciudad”.

El esquema local

El sábado frente a Fénix, por la cuarta fecha del Apertura, el equipo tendrá que mostrar la madurez y el temple necesarios para zafar del momento. Seguro habrá cambios en la alineación.

Díaz dijo que volverá a los dos volantes de marca. No sólo porque Israel Damonte se fracturó el tabique nasal y tiene para algunos días de recuperación, sino porque “es una formación que nos dio resultado”, dijo el técnico.

Tendrá que definir el Chavo si adelante de Píriz y Calzada continúa jugando Recoba o lo hace Cabrera. Volverá a los tres puntas en el ataque, con Luna, Bueno y Medina o Taborda. El Cacique ya se encuentra recuperado de la lesión que lo dejó fuera del partido por la Sudamericana.

El lateral Juan Manuel Díaz entrena con normalidad y en momentos difíciles aparece el nombre de Lembo, para reforzar la defensa y el ánimo del plantel.


Populares de la sección

Comentarios