El desafío que esperaban

Este es el peor momento en mucho tiempo para la celeste que tuvo un 2012 casi para el olvido: del invicto histórico a esta realidad; pero no es algo que pueda sorprender al cuerpo técnico del Maestro Tabárez

El cuerpo técnico de Uruguay sabía que esta etapa iba a llegar. La estaban esperando. Mire como son las cosas. En el libro que se editó este año sobre Óscar Washington Tabárez, su compañero de cuerpo técnico, el preparador físico José Herrera, escribió: “Tenemos desafíos por delante porque nos han endiosado y es muy humano que aparezcan celos, personalismos u otros problemas. Esto es humano. Ese es el gran desafío de aquí en más. Tenemos que estar atentos a eso. Sería anormal que no sucediera, y lo estamos esperando. Con Washington al frente va a ser difícil que algo se escape, pero es un trabajo a hacer que no es fácil”.

Y llegó el momento que esperaban. Ese donde el uruguayo dice esto no sirve más, porque ese debe ser el sentimiento en el país del gana o pierde. Tabárez está ante la toma de decisiones. Es normal. Cuando las cosas no salen y hay que hacer algo para no morir con los ojos abiertos. Y el técnico no es un principiante que afronta esta experiencia por primera vez. Ya la vivió. Conoce el peso de la mochila de la presión sobre la espalda.

El año 2012 de la selección uruguaya ha tenido de todo un poco, pero escaso fútbol.

Por un lado, se llegó a agosto con un invicto histórico que alcanzó los 18 encuentros, algo que nunca ningún combinado celeste había conseguido en toda su historia.

Sin embargo, después de aquel pálido 0-0 ante Francia en Le Havre, Uruguay empezó a desinflarse.

No solo perdió el invicto, sino que no pudo ganar más. Y lo que es peor, los cuatro encuentros que disputó de allí en adelante, fueron todos por las que duelen, por las Eliminatorias para el próximo Mundial de Brasil 2014.

Uruguay acumuló su cuarto partido sin ganar por Eliminatorias. Perdió la solidez defensiva (recibió 12 tantos en cuatro encuentros). Toma goles en los primeros minutos de cada tiempo. Pasa por un mal momento futbolístico. Pero siempre surge la misma pregunta: ¿Todo lo que se hizo no sirve para nada? ¿Hay que borrar todo, tirarlo a la basura?

Antes de salir de Montevideo un colega me dijo: “Si ganamos un punto hay que tirar cohetes”. Y la realidad fue esta. Se jugó contra la mejor delantera del mundo y el segundo partido fue en condiciones anormales, en la altura. Es una realidad. 

También hay otra cara de la realidad. Que el equipo no funciona es cierto y viene en bajada. En los inicios de cada tiempo se derrumban las tácticas porque empiezan perdiendo. Entonces hay que volver a rearmar, eso es un claro indicio de que algo no está funcionando.

¿Qué nos pasa? Es la gran pregunta.

Antes del partido el presidente de la AUF respaldó el trabajo del entrenador y confirmó su continuidad. Pero se vienen seis meses durísimos. Sobrevolarán fantasmas, habrá presiones y no será sencillo.

El cuerpo técnico tendrá seis meses, con el amistoso contra Polonia en noviembre en el medio, para oficiar de cirujano. Es evidente que Tabárez tendrá que meter mano. Así como lo hizo cuando en el repechaje puso a Lodeiro, ahora lo puede volver a hacer.

Algo de eso mostró ayer ante Bolivia. Por ejemplo, hacer dos cambios en el primer tiempo. Obviamente se dio cuenta de que perdía 2-0 y que las cosas no le estaban saliendo como las había planeado en lo previo.

Otro mensaje que envió fue sacar a Diego Forlán, quien otra vez decepcionó. Hasta ayer, el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010 era intocable. No obstante, en esta ocasión, Tabárez lo sacó de la cancha.

El técnico es el primero que tiene claro el momento. Que hay distracciones, que no se está jugando bien y que ingresa en zona de turbulencias. Pero de ahí a tirar todo no.

La tabla comenzó a achicar el margen de error. Son cinco sin conocer la victoria. Y eso le baja la autoestima a cualquier equipo.

Está en Tabárez y en sus jugadores encontrar las respuestas para devolverle la confianza a la gente. 


Fuente: Jorge Señorans, enviado a La Paz

Populares de la sección

Comentarios