El debut grande de los pibes de Malasia

La única participación de Uruguay en una Copa de las Confederaciones marcó el debut en la selección mayor de varios futbolistas que participaron en el Mundial Sub 20 de 1997

La selección uruguaya se instaló en Recife para competir en la Copa Confederaciones. Sin dientes apretados, con sonrisas de oreja a oreja. El triunfo logrado el martes frente a Venezuela, que puso a Uruguay otra vez en camino a la Copa del Mundo de Brasil 2014, fue un bálsamo. Ahora sí, el Maestro Tabárez y sus muchachos podrán disfrutar del mini mundial, el torneo que disputan desde 1992 los campeones de todas las confederaciones y que tiene un solo antecedente de los celestes. Fue en 1997, después de ganar la Copa América de 1995. Se disputó en Arabia Saudita y se llamó entonces Copa Rey Fahd, en homenaje al hombre que mandaba en el país.

Uruguay había quedado eliminado del Mundial de Francia 1998 y estaba sumergido en una crisis deportiva. Durante las Eliminatorias el equipo fue dirigido por tres técnicos: Héctor Núñez, Juan Ahuntchain y Roque Máspoli. El 16 de noviembre de 1997 cerró su participación en las Eliminatorias, ya eliminado, ganándole 5-3 a Ecuador. La celeste terminó séptima entre nueve selecciones y se desvinculó el gran Roque, héroe del Maracanazo.

A la semana siguiente asumió Víctor Púa como entrenador de la selección mayor. Unos meses antes, bajo su conducción, la sub 20 había conseguido el subcampeonato mundial en Malasia. Con ese mérito sucedió a Máspoli y confió en varios juveniles para la competencia de Arabia. Así, debutaron Pablo García, Nicolás Olivera, Marcelo Zalayeta, Carlos Díaz, Martín Rivas, César Pellegrin, Fabián Coelho y Christian Callejas.

Estos se sumaron a la experiencia de Paolo Montero, de Gustavo Méndez y a jugadores destacados del ámbito local, como Antonio Pacheco, Álvaro Recoba, Gonzalo De Los Santos, y otros que comenzaban sus trayectorias en el exterior, como Líber Vespa (Argentinos Juniors) y Diego López (Racing de Santander). Unas semanas antes de viajar renunció Mario Barilko porque estaba negociando su pase a Tigres de México y lo sustituyó Pablo Hernández.

El único partido de preparación que tuvo Uruguay fue contra la selección de la B, en el estadio Charrúa. Solo para recordar, la delantera del combinado de Segunda, dirigido por Eduardo Acevedo, la conformaban José María Franco y Walter Pandiani.

En aquella Copa de las Confederaciones participaron Arabia Saudita como anfitrión y campeón de la Copa Asia; México, ganador de la Copa de Oro de la Concacaf; Sudáfrica, monarca de África; República Checa, que acudió en representación de Europa tras la deserción de Alemania; Australia, campeón de la Copa de Naciones de Oceanía; Brasil como campeón del Mundo y Uruguay.

Todos los partidos se jugaron en el estadio Rey Fahd, de la capital Riad. Uruguay debutó el 13 de diciembre de 1997 frente a Emiratos Árabes Unidos, como integrante del grupo B.

Al cabo de los tres partidos, los celestes finalizaron primeros, con los nueve puntos logrados. Los siguieron República Checa con cuatro, Emiratos con tres y Sudáfrica con uno.

El grupo A, en tanto, lo ganó Brasil con siete unidades, seguido de Australia con cuatro, México  y Arabia con tres cada uno.

En semifinales el equipo dirigido por Púa se enfrentó a Australia y perdió por gol de oro. En los Aussies jugaron varios futbolistas que cinco años después estarían  nuevamente frente a los celestes por el repechaje a la Copa del Mundo Corea y Japón 2002. 

Por el tercer puesto Uruguay enfrentó a República Checa y, al contrario de lo que pasó en el grupo, perdió 1-0. Sobresalía en los checos un rubio que ya mostraba su talento en Lazio de Italia: Pavel Nedved.

El campeón de aquella edición fue Brasil, que en la final goleó 6-0 a Australia, con tres goles de Ronaldo y tres de Romario.  


Populares de la sección

Comentarios