El debut agridulce de los Pandiani

Padre e hijo, Walter y Nicolás, se dieron el gusto de jugar juntos por primera vez, pero su equipo, Miramar Misiones, perdió

El sueño de los Pandiani se hizo realidad este domingo. Walter y su hijo Nicolás se dieron el gusto de jugar juntos por primera vez en un partido oficial del Campeonato Uruguayo por la tercera fecha del Torneo Clausura. Fue en el Estadio Campeones Olímpicos de Florida, donde su equipo, Miramar Misiones, visitó a El Tanque Sisley.

Padre e hijo salieron a la cancha en la oncena dispuesta por Gonzalo De los Santos para enfrentar a los fusionados: “El Rifle” con la camiseta número 10, de nueve y el brazalete de capitán; Nicolás con la 28 y en el puesto de lateral derecho.

Pero la alegría del debut familiar se comenzó a torcer a los 11 minutos de juego. Nico Pandiani, que comenzaba a afirmarse en la cancha como el resto de sus compañeros, no pudo rechazar una pelota que llegó al área y Junior Arias, el efectivo goleador de El Tanque, aprovechó la ocasión y anotó el 1-0, luego de rematar en dos ocasiones al ser tapado en primera instancia por Adrián Berbia.

El gol marcó el temprano quiebre del encuentro, ya que el equipo local supo sacar el máximo rédito de la anotación hasta el final.

Pero el partido de los Pandiani siguió. Nicolás recibió el apoyo de sus compañeros y recuperó la confianza. En una jugada, puso una pelota en el pecho de su padre y éste controló y remató de volea, desde 35 metros, intentando sorprender a Nicola Pérez, pero la pelota se fue larga.

En otras dos ocasiones, el hijo habilitó al padre, quien estuvo muy solo en ofensiva y poco pudo hacer ante la marca de los zagueros fusionados.

El momento más “familiar” de la tarde se dio cuando promediaba el primer tiempo y Nicolás quedó sentido en piso del Campeones Olímpicos, tras una infracción. La sanidad de Miramar ingresó a atenderlo y “El Rifle”, que estaba en el medio de la cancha, trotó unos metros para ver cómo estaba su hijo.

El cierre del partido tuvo a Pandiani Jr. más lanzado al ataque debido a que su equipo necesitaba empatar, hasta que en el minuto 82 fue sustituido por De los Santos, quien pasó a jugar con línea de tres y poner más jugadores ofensivos.

No fue un resultado feliz para los Pandiani, pero se dieron el lujo de cumplir el sueño con el que llegaron a los cebritas a mitad del pasado Apertura. Ahora, ambos deben luchar para salvar a Miramar del descenso.

Foto: Gentileza de FútbolFlorida.com


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios