El contraataque de Lance Armstrong

El ganador del Tour de France en siete ocasiones, demandó a la agencia antidopaje de Estados Unidos para frenar el proceso que le iniciaron por un supuesto uso de sustancias ilegales

El exciclista Lance Armstrong, siete veces ganador del Tour de France, anunció el lunes que ha demandado a la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada) para frenar el proceso iniciado contra él por supuestamente hacer uso de sustancias ilegales de manera sistemática durante años.

En un comunicado en su página web, el deportista detalla que ha presentado una demanda en un tribunal federal de Estados Unidos contra la Usada, ya que el proceso iniciado contra él recientemente viola, en su opinión, el derecho a un juicio justo y porque la agencia no tiene jurisdicción en su caso.

Armstrong asegura que Travis Tygart, director ejecutivo de la Usada, persigue vengarse de él y por eso ha alentado este proceso que podría desposeerle de los siete Tour de France conseguidos por el ciclista estadounidense.

“El proceso forzado contra Lance Armstrong no es imparcial y no se persigue la verdad”, indica la demanda, que intenta desautorizar cualquier medida que tome la Usada contra el deportista.

“Confiamos en que los tribunales continuarán asegurándose de que se respetan las normas constitucionales del debido proceso, diseñadas para proteger los derechos de atletas limpios y con integridad en el deporte”, señala un comunicado de Armstrong.

Según la demanda, las normas y el arbitraje de la Usada están diseñados para encontrar a los deportistas culpables, sin dar la suficiente protección a la defensa, al tiempo que habrían violado las normas legales al forzar a los testigos a declarar en contra de los acusados.

El ciclista estadounidense mantiene su inocencia y ha negado categóricamente haberse dopado después de pasar más de 500 controles.

Pero la Usada asegura que al menos 10 compañeros de Armstrong y asociados pueden testificar en su contra y existen pruebas de sangre desde 2009 a 2010 que son “totalmente consistentes” con muestras de dopaje.

La acusación formal contra el heptacampeón sostiene que Armstrong y algunos de sus asociados mantuvieron un sistema de dopaje sistemático desde 1999 hasta 2005.

Entre los acusados se encuentran también los médicos españoles Pedro Celaya Lezema y Luis García del Moral, así como el entrenador Pepe Martí, el asistente médico italiano Michele Ferrari y el director deportivo belga Johan Bruyneel.

En febrero, los fiscales del Departamento de Justicia anunciaron que cerraron una investigación penal después de revisar las denuncias contra Armstrong. Habían llamado a testigos a un jurado federal en Los Ángeles pero, al parecer, determinaron que carecían de pruebas para presentar una acusación de que Armstrong usó drogas para mejorar el rendimiento. El deportista no podrá  correr el Mundial de Triatlón en Hawái, previsto para octubre. 

Pruebas en 2009 y 2010
Según explicó hace unas semanas la Usada, existen pruebas de sangre “totalmente consistentes” entre 2009 y 2010 que demuestran el supuesto dopaje de uno de los ciclistas más importantes de todos los tiempos. 

La acusación de la usada
Según presentó la Agencia de Antidopaje de Estados Unidos (Usada) hace algunas semanas, la acusación en contra de Lance Armstrong dice claramente que entre él y sus asociados “mantuvieron un sistema de dopaje sistemático desde 1999 hasta 2005. Desde que fue acusado, Armstrong sostiene que hay una persecusión en su contra y no entiende los motivos.


Populares de la sección

Comentarios