El "complicado acuerdo" de Katinka Hosszu y su esposo-entrenador

"He visto todo tipo de comportamientos inadecuados de algunos entrenadores, pero lo de este hombre da miedo", dijo el ex coach de la nadadora

Era la primavera austral de 2012, el otoño en el Hemisferio Norte, cuando ella tomó una de las determinaciones que le cambiarían su vida deportiva: Katinka Hosszu le sugirió a su novio, Shane Tusup, que fuera su entrenador.

Según publicó The New York Times poco antes de estos Juegos Olímpicos de Río 2016, Tusup dijo: "En el fondo, creía que podía funcionar, pero también sabía que algún día podríamos lamentarlo".

En poco tiempo se casaron y ella, "La Dama de Hierro", consiguió seis medallas en el Campeonato del Mundo, cuatro de ellas, de oro, un récord del mundo y fue distinguida dos veces como la mejor nadadora del mundo.

La forma de ser de Tusup, el esposo entrenador, llama bastante la atención, no solo cuando su pupila compite sino también en el trato que tiene con ella fuera de la piscina.

Jessica Hardy solía entrenar con Hoszu en Los Ángeles y un día escribió: "He visto todo tipo de comportamientos inadecuados de algunos entrenadores, pero lo de este hombre da miedo".

Ambos esposos admiten hoy que su acuerdo es complicado, pero que hasta ahora es saludable.

Ella está compitiendo en sus cuartos Juegos Olímpicos y ocupaba el número 1 en dos eventos olímpicos antes de Río, tantos como la estrella estadounidense Katie Ledecky.

Pero a diferencia de Michael Phelps, Ryan Lochte o Ledecky, Hosszu nunca había ganado una medalla olímpica.

Después de los Juegos de Londres 2012, ella se fue a Hungría antes de volver brevemente a la Universidad del Sur de California, donde se había entrenado. Durante los próximos meses, con el aporte de la Tusup –nacido en Estados Unidos–, Hosszu aumentó el grado de dificultad de sus programas competitivos.

Tusup y Hosszu son como el agua y el cloro de la piscina: no es probable encontrar uno sin el otro. Así se fue formando La Dama de Hierro, la que deslumbra en estos Juegos.

La húngara se colgó el martes su tercera medalla de oro al imponerse en la final de los 200 m combinados con un tiempo de 2:06.58, un nuevo récord olímpico.

Hosszu, quien ya logró la victoria en los 400 m combinados –con récord mundial– y en los 100 m espalda, no necesitó, ni tan siquiera, batir el récord del mundo que ella misma posee desde el pasado año con un tiempo de 2:06.2, para alzarse con un triunfo que solo la británica Siobhan-Marie O'Connor se atrevió a discutir.

O sea que lleva un récord mundial y dos olímpicos en lo que va de esta competencia.

Ella le ha dedicado cada victoria a su esposo en Río 2016, al mismo que le había prometido que concurriría "a disfrutar" de los mismos.

"Eso lo he conseguido ya, aunque espero que me queden muchas más noches de diversión", bromeó luego de la primera medalla. Luego de eso, consiguió dos más y tiene resto para seguir subiendo a lo más alto del podio olímpico ya que le queda la final de relevos 4x200 m libre y los 200 m espalda. Claro, con Tusup al lado.

LAS CIFRAS

4 juegos Olímpicos.
Suma La Dama de Hierro con Río 2016, en donde consiguió sus primeras preseas.

2.06.58 Minutos. Es el récord mundial que cosechó en Río 2016 en la prueba de 200 m combinados.

3 Oros. Al igual que Michael Phelps, Katinka obtuvo tres preseas doradas en estos Juegos, aunque a diferencia del Tiburón, las ganó todas individuales.