“El Clausura se nos escapó por nada”

El lateral tricolor afirmó que Peñarol hizo negocio con el empate “por una falta que no fue”

Sebastián Gorga tuvo dos grandes golpes en su carrera deportiva. El primero fue quedar afuera de la sub 20 en 2013. El segundo fue bajar del primero de Nacional a la Tercera en 2014. Sin embargo, en este Clausura se convirtió en un número fijo en el equipo de Álvaro Gutiérrez. El lateral, un puesto al que se va acostumbrando, repasó con El Observador su carrera y lo que dejó el empate clásico del domingo.

“No nos quedó la mejor sensación porque teníamos la obligación de ganar. El empate les sirvió a ellos para mantener la ventaja que tenían; los que hicieron negocio fueron ellos”, contó el defensor de 1,86 m.

“Además nos hacen el empate por una falta que no fue”, explicó. “El domingo de noche repasé en Pasión (VTV) las jugadas polémicas, pero ya en la cancha me había parecido que no hubo falta sobre Diogo”. De esa infracción llegó el empate de Hernán Novick.

“Hay gente que dijo que pareció foul, pero al ser tan dudosa no la debió haber cobrado, como la falta de (Carlos) Valdez sobre (Leandro) Barcia en el área de ellos”, argumentó.

La incidencia dudosa donde Marcelo Zalayeta cayó ante la marca de Carlos Valdés no le pareció infracción a Gorga: “Para mí no fue, y además Zalayeta la tocó con la mano”.

Gorga reconoce que en algún momento del primer tiempo tuvo problemas cuando Jonathan Urretaviscaya se cambió a su sector: “En los primeros minutos Peñarol dominó y cuando él pasó para mi lado nos llegaron varias veces. Creo que los nervios nos jugaron en contra. Pero después, los 15’ finales del primer tiempo y en el arranque del segundo ya dominamos nosotros”.

Gorga es zaguero por naturaleza. Llegó a Nacional en 2007 de la mano del “Pato” López, que lo dirigía en la selección de la liga de Palermo. En las inferiores fue dirigido por Juan Jacinto Rodríguez, Amaro Hernández, Gustavo Bueno y Rudy Rodríguez. En Tercera por el argentino Pablo Rodríguez y Álvaro Gutiérrez.

Saltó a Primera en 2013, de la mano de Gustavo “Chavo” Díaz. “Fue una alegría inmensa. Estaba de vacaciones bajoneado porque había quedado afuera de la sub 20”. Dos años antes, Gorga había sido finalista del Mundial de México en la categoría sub 17.

Debutó contra Barcelona el 17 de abril, en Guayaquil. Después, por el torneo local, solo entró unos minutos contra Racing. Al año, cuando llegó Gerardo Pelusso tuvo que volver a Tercera.

“Eso estuvo muy bravo”, recordó. “Lo que me sacó adelante fue el apoyo de mi familia y las ganas que le puse. Para el segundo semestre empecé a entrenar antes y me puse en la cabeza que iba a mejorar y a ser titular en Primera”.

Y se le dio. En enero de este año ganó los dos clásicos que jugó. “En juveniles, jugando por mi categoría solo perdí uno”. Después, entre la ausencia de Jorge Fucile, el retorno de Santiago Romero al mediocampo y la lesión de Ribair Rodríguez, se ganó su lugar.

“Recién llevo ocho partidos pero me estoy acostumbrando al lateral, cada vez me siento mejor y la posición no me resulta incómoda”, afirmó.

“Como zaguero tengo buena estatura, buen juego aéreo, soy rápido y no me gusta reventar la pelota”, se definió.

Sobre el futuro inmediato, el juvenil de 21 años dijo: “Estar en las finales da tranquilidad, pero tenemos que ganar los tres partidos que nos quedan. Van a ser duros porque dos se están jugando el descenso (Cerro y Tacuarembó) y otro (Juventud) entrar a las copas”.

¿Ganar el Clausura ya es imposible? “Nosotros tenemos que ganar nuestros partidos; lo que pase con los demás es problema de ellos. El domingo se nos escapó por nada el Clausura”, admitió. l

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios