El clásico de los pases, la pelea de siempre

La pugna entre los grandes por los mejores jugadores del medio sucede todos los años
Nacional y Peñarol, Peñarol y Nacional, se pelean por ser más viejos, no se ponen de acuerdo sobre la cantidad de títulos ganados y también suelen disputarse los mismos jugadores en cada período de pases.

Es una eterna lucha entre ellos dos, los clubes más grandes del fútbol uruguayo, que por estos días escriben nuevos capítulos con más protagonistas que de costumbre: Brian Lozano, Sebastián Rodríguez, Guzmán Pereira, Hugo Silveira, Luis Urruti, Nicolás Dibble, los futbolistas que más se destacaron en la última temporada han figurado en la agenda de ambos.

La contienda es histórica, masificada en estos tiempos por las redes sociales. Cuentan que en la década de 1970 los artiguenses Ruben Paz, Mario Saralegui y Venancio Ramos viajaban a Montevideo para jugar en Nacional, pero en la ruta el ómnibus fue detenido por dirigentes de Peñarol y terminaron marcando una época en los aurinegros.

Más acá en el tiempo, en 1997, Álvaro Recoba fue ofrecido a Peñarol por el empresario Francisco Casal, pero el presidente José Pedro Damiani no aceptó que además del Chino el negocio incluyera a Jorge Puglia, Ricardo Bitancort y Néstor Correa. Ergo, los cuatro futbolistas terminaron en Nacional y el Chino, el más valioso de todos, deleitó a los bolsilludos hasta el año pasado.

En el 2000 la pelea fue por el argentino Pablo Islas, que se había destacado en Racing de Sayago. Es, quizá, la más recordada por la cercanía en el tiempo y por la situación. En el descanso entre Apertura y Clausura el delantero viajó a Buenos Aires. Desde Montevideo, Nacional y Peñarol hicieron gestiones por sus goles. El día que regresó al aeropuerto de Carrasco lo fueron a buscar dirigentes de ambos clubes. Finalmente terminó en los tricolores.

Años más tarde el jugador de deseo fue el volante de Wanderers Sebastián Eguren. La pulseada la terminó ganando Nacional porque el entonces delegado Alejandro Balbi se trasladó de madrugada a la casa del jugador para convencerlo.

El golero Rodrigo Muñoz se destacaba año a año en Cerro y siempre estaba en la lista de los grandes, pero nunca pasaba nada. Hasta que en 2009 cambió de representante y pasó a Nacional. El técnico Diego Aguirre dijo públicamente que Tabaré Viudez era hincha de Peñarol para llevarlo a ese club, pero se fue a Nacional.

Pablo Lima estuvo entre los pretendidos por los albos, pero fue a jugar a Peñarol. Igual que Diego Ifrán. Matías Vecino firmó por Nacional cuando también lo quería Peñarol en 2011.

En los últimos meses, Erick Cabaco y Christian Tabó estuvieron en boca de los dos y llegaron a Nacional. El clásico de afuera este año va 1-1: Sebastián Rodríguez a Nacional y Guzmán Pereira a Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor