El clásico de las cámaras

El sábado comenzó a funcionar la tan esperada tecnología para combatir a la violencia
Las cámaras de identificación facial instaladas en el Estadio Centenario comenzaron a funcionar el sábado en el partido entre Nacional y Boston River y este miércoles en el clásico del Torneo Apertura tendrán su primer examen de exigencia para combatir a la violencia en el fútbol.

Desde que el 2 de diciembre de 2008 –poco después de graves incidentes en Jardines entre hinchas de Danubio y Nacional– se firmó un protocolo de seguridad entre el entonces presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y el Ministerio del Interior que comandaba Daisy Tourné, las cámaras de vigilancia estaban en veremos.

Se reflotó el tema en 2014 cuando Sebastián Bauzá renunció a la presidencia de la AUF, después de una polémica intervención del presidente de la República, José Mujica, tras graves incidentes en el Centenario entre hinchas de Nacional y la policía en un duelo por Libertadores ante Newell's.
Pero la obligación asumida por los clubes de instalarlas no cristalizó. Se empezó a poner como excusa el alto costo de las mismas.

Antes del arranque de la temporada 2015-2016, el gobierno insistió en la instalación de las cámaras además de la implementación de un sistema de seguridad privada y del derecho de admisión.
Tras un sinfín de idas y vueltas, las cámaras empezaron a funcionar en el Centenario. El plazo del 31 de marzo, esta vez, fue respetado.

Por eso se podrá jugar el clásico que está postergado desde el 5 de marzo, fecha en la cual lo fijó el sorteo porque este año no se digitó como se venía haciendo desde hace muchísimos años.
Primero se suspendió porque el 7, Peñarol debutaba en la Copa Libertadores. Se adelantó un día la fecha, para el 4 de marzo.

La Secretaría Nacional de Deportes manifestó su disconformidad con la fecha porque para ese entonces las cámaras no iban a estar instaladas.

La AUF, que había contratado a Rafael Peña como asesor e materia de seguridad, recibió después un informe de su parte de que el clásico no debería jugarse antes del 31 de marzo, por la misma razón: las cámaras.

Por esa razón se fijó la fecha de este miércoles.

Sin embargo, desde el gobierno se manifestó la disconformidad con la fijación por tratarse de un día entre semana y en horario nocturno (hora 20.30).

El secretario nacional del Deporte, Fernando Cáceres declaró el jueves a la Secretaría de Comunicación Institucional que "si bien el sistema de videovigilancia estará operativo, requerirá de un ajuste por parte de la empresa proveedora de la tecnología".

"Es una decisión desafortunada, aunque legítima en las potestades que tiene la AUF. Entendemos que los inconvenientes que ofrece el fixture no pueden ser más importantes que las condiciones necesarias de seguridad para los aficionados", indicó.

El viernes, la AUF emitió un comunicada a través del cual se prohíbe para el miércoles el ingreso de banderas al Centenario.

Así se llegará e este clásico. El primero con videovigilancia.

Populares de la sección