El ciclismo uruguayo otra vez salpicado por el dopaje

Cuatro pedalistas uruguayos dieron positivo en controles realizados en la Vuelta Ciclista
El ciclismo uruguayo vuelve a ser noticia y nuevamente por el dopaje, una sombra que a nivel nacional no puede quitarse de arriba. Luego de que el año pasado se registrara un caso masivo de controles adversos, se confirmó ayer que cuatro pedalistas uruguayos dieron resultados adversos en exámenes realizados en plena Vuelta Ciclista, la principal competencia de esa disciplina.

Según supo Referí, la Unión Ciclista Internacional (UCI) informó a la Federación Ciclista del Uruguay (FCU), organizadora de la prueba, y a la Organización Nacional Antidopaje del Uruguay (ONAU), encargada de tomar los exámenes, que cuatro de los participantes locales tuvieron resultados adversos, sin indicar nombres de los infractores ni las sustancias prohibidas en sus muestras.

Eso no descarta además que otros competidores internacionales que participaron de la Vuelta hayan sido notificados a las federaciones de sus países.

Desde la FCU, máxima autoridad de ese deporte en el país, de momento no van a hacer declaraciones sobre el tema. Así se lo indicó ayer a Referí su presidente, Federico Moreira.

En el seno del ONAU volvió a llamar la atención el alto porcentaje de casos adversos sobre controles totales realizados a los corredores uruguayos. "Es lamentable", dijo una fuente a Referí.

En total, en la pasada edición de la Vuelta Ciclista se realizaron cuatro controles en cada una de las 10 etapas, efectuados por la ONAU a pedido de la UCI. Las muestras fueron enviadas a un laboratorio de La Habana, Cuba, donde se hicieron los análisis.

En esos cuatro controles diarios siempre se les tomó muestras al ganador de la jornada y a quien lideraba la clasificación general, mientras que los otros dos fueron sorteados o designados por la UCI.

La prueba tuvo nueve de 10 ganadores extranjeros en cada etapa y la clasificación general también estuvo en manos de ciclistas internacionales en nueve de las 10 etapas, todas menos la primera.

De eso se desprende que de las 40 muestras –muchas veces al mismo corredor al mantener la malla oro– al menos 18 de ellas fueron a ciclistas extranjeros.

Eso no descarta que en los otros 22 controles haya más competidores foráneos. De todas formas, en caso de que esos 22 hayan sido uruguayos, los cuatro casos adversos vuelven a ser un número alto y preocupante.

Antecedente reciente

Esa cifra se mantiene en la línea de los controles realizados el año pasado previo a la Vuelta, cuando de 27 casos hubo siete positivos. En aquella ocasión fueron exámenes sorpresas, fuera de competencia, en el lapso entre Rutas de América y la principal prueba.

La sustancia prohibida en la mayoría de esos casos fue EPO, una de las drogadas más usadas en ciclismo, ya en desuso en Europa pero común por estos lares.

Los ciclistas recibieron sanciones que fueron de tres años y nueves meses, a cuatro años.

"Fuimos recibiendo la información y siete resultaron adversos de sustancias diversas y tres exhibieron valores alterados. De tal manera, lo primero que comprobamos fue que las denuncias eran veraces", dijo en setiembre pasado el secretario de Deporte, Fernando Cáceres, en la conferencia de prensa realizada en Presidencia donde se dieron los detalles del caso.

"Lo segundo es que se detectó el uso de diuréticos, hecho que nos lleva a concluir que estamos ante un proceso sistemático que utiliza agentes enmascarantes con el potencial de encubrir la sustancia prohibida", agregó.

Por su parte, en esa conferencia, Federico Moreira señaló: "No podíamos permanecer indiferentes, porque veíamos cosas que no podían admitirse. Tuvimos el caso de una madre que a través de las redes sociales pedía ayuda para su hijo competidor, internado 10 días en un CTI".

Nuevamente el pedal vuelve a estar en la mira de las autoridades del deporte uruguayo, que otra vez vuelven a tener un dolor de cabeza por el ciclismo.

Ganó y lo sancionaron

La pasada edición de la Vuelta Ciclista la ganó el equipo brasileño Funvic Procycling de Brasil y su representante Magno do Prado Nazaret fue el ganador de la General individual. El pasado 24 de mayo, dicho equipo fue sancionado por la UCI por 35 días, siguiendo una suspensión que ese conjunto había tenido por 55 días desde el 19 de diciembre, a raíz de un control adverso de uno de sus ciclistas. En esa línea, una fuente especializada en el tema dopaje señaló que vienen a pruebas como la Vuelta Ciclista "a ablandar". "La UCI mira mucho a carreras en países lejanos. Es la manera de agarrar en competencia. Estoy seguro que acá vinieron por argentinos y brasileños", dijo.

Los posibles castigos

El caso de los cuatro ciclistas sigue en órbita de la UCI. Los pedalistas tienen la opción de solicitar la apertura de la muestra B, que en el 99% de los casos suele reiterar el resultado de la A. La Asociación Mundial Antidopaje (AMA) endureció los castigos en los últimos años. Por ejemplo, por consumo de EPO, la sanción es de cuatro años, la más dura. Pero la AMA ha sido más benevolente y está dispuesta a reducir sanciones si los deportistas colaboran o muestran arrepentimiento. "Depende mucho del tipo de sustancia y el nivel del premio que obtuvo. Y la UCI también multa en efectivo todos los costos con respecto al proceso del juicio", indicó una fuente.

Resguardo de identidad

Una fuente de la ONAU explicó cómo es el manejo de la divulgación de nombres de los deportistas cuando tienen un caso adverso. "Quien inicia el proceso jurídico tiene la obligación de mantener en secreto la información que él maneja. Una vez que la información toma estado público, es decir, notificando a las partes, demostrando que quien tiene que guardar confidencialidad no cometió ninguna falta de divulgación, ya está". En tanto, indicó: "una vez que se termina el juicio se aplica la sanción o no. La federación, el que hace el control o la AMA, a los 21 días están obligados a darle estado público y comunicar quiénes dan positivo, y la sanción si se aplica".


Populares de la sección

Acerca del autor