El Chavo calentó el clásico

El técnico de Nacional dijo que le preocupan los antecedentes arbitrales porque han utilizado distintos reglamentos

El técnico de Nacional, Gustavo Díaz, le puso fuego a una semana que venía tibiecita, con los equipos confirmados desde el miércoles y sin declaraciones altisonantes dentro de los planteles. Consultado por el arbitraje del clásico, el Chavo dijo: “Me preocupan los antecedentes, lo que ha pasado, lo que se ha visto, tantas tarjetas hacia nosotros y tal vez no es el mismo reglamento para los rivales”.

Al mismo tiempo, el entrenador pidió que el desempeño de Daniel Fedorczuk “sea justo” y que “el reglamento sea igual para los dos lados, y si hay equivocaciones que sean para los dos lados, no para uno solo”.

Luego le preguntaron si entendía que había intencionalidad en contra de Nacional y señaló al periodista: “Eso lo decís vos, no lo digo yo”.

Díaz habló ayer en conferencia de prensa después del entrenamiento matutino, el tercero que hizo a puertas cerradas en el Parque Central. Consultado sobre la confirmación del equipo, indicó: “Si, lo tengo confirmado, pero por un tema de información y de esperar hasta último momento no lo voy a hacer público”.

De todas formas, confirmó la presencia del joven Santiago Romero en el mediocampo y explicó los motivos por los que se decidió por él, cuando no jugó ni un minuto en lo que va del Apertura: “Si repasamos las variantes que teníamos, que eran Matías Cabrera, Curbelo y Vecino, todos venían con pocos minutos. Cualquiera de los cuatro lo hubiesen hecho bien, pero Romero viene con un poquito más de ritmo y continuidad, y como nosotros intentamos hacer el domingo un partido muy dinámico, intenso, creo que es el mejor”.

El Colorado Romero jugará su tercer clásico en Primera, el primero oficial.

La titularidad de Álvaro Recoba se da como un hecho, si bien fue uno de los datos que Díaz no quiso corroborar: “Tener un jugador de la jerarquía del Chino en el plantel y en el equipo, me da tranquilidad”, pero “hasta último momento no vamos a dar información” sobre su presencia.

Admitió que el ánimo del plantel está “muy bien” y desmintió los rumores de un enfrentamiento suyo con algunos jugadores: “Se hablaron muchas cosas y no condice nada con lo que es el ambiente acá en el Parque o en Los Céspedes. Aparte son jugadores ganadores. Ellos lo hicieron, salieron bicampeones, han ganado clásicos en situaciones adversas, los dieron vuelta, ¡cómo no voy a tener esperanza y fe para el partido del domingo! Yo tengo muchísima confianza”.

Es más, en su opinión “el favorito es Nacional” porque “si nos fijamos en los últimos clásicos, creo que Peñarol ha sido el favorito para la opinión pública y siempre ganó Nacional”.

Recalcó que para quien dirige a Nacional “los clásicos son importantísimos. Para mi cada partido es fundamental, pero el clásico es la fiesta mayor del fútbol uruguayo y lo vamos a disfrutar”.

No piensa si su continuidad al frente del plantel tricolor esté en juego en el partido de mañana: “No es un tema que me preocupe. En cada partido uno tiene que ratificarlo, venimos de dos derrotas pero tenemos mucha confianza de poder darlo vuelta”

El partido contra Peñarol “es diferente, todo el mundo lo dice, se vive diferente, y como tal creo que se empareja, porque las estadísticas están a favor nuestro y tal vez futbolísticamente no llegamos tan bien”.

Imaginarse cómo se puede desarrollar el encuentro es una de las funciones del técnico: “Debemos, como entrenadores, imaginarnos antes el partido y jugarlo antes para planificarlo. Por eso colocamos las piezas, intentamos neutralizar al rival y potenciar lo nuestro. Esperemos que el juego previo se desarrolle en el juego y podamos ganar”.

Las ausencia de Facundo Píriz y Gonzalo Bueno, el primero por lesión y el segundo suspendido, son bajas “importantes” porque “son jugadores que lo han hecho bien en los clásicos”, pero en el plantel “existen otros futbolistas que pueden reemplazarlos bien”.

El rival está siempre presente en la planificación: “Siempre tomamos referencia contra que equipo vamos a jugar, referencias ofensivas y defensivas de todos los equipos” y por último recalcó que el de mañana “es el partido más importante de mi carrera”. 

Esperan por Taborda

Gustavo Díaz entrenó el viernes por tercera vez con el mismo equipo. Si bien el técnico no lo quiso confirmar, mañana a la hora 18.00 Nacional comenzará el clásico con Jorge Bava; Christian Núñez, Alejandro Lembo, Andrés Scotti, Pablo Álvarez; Santiago Romero, Israel Damonte, Maximiliano Calzada; Álvaro Recoba; Adrián Luna y Alexander Medina.

Lo único que queda por resolver es la presencia o no del delantero Sebastián Taborda en el banco de suplentes. El jugador sufrió una contractura el sábado último contra River Plate (en principio se pensó que se había desgarrado) y ayer entrenó en cancha con sus compañeros. Hoy será exigido por la sanidad: si responde bien irá al banco de suplentes; de lo contrario le dejará el lugar al juvenil Juan Cruz Mascia. Asimismo, si este no ingresa el plantel de Primera, jugará el clásico de Tercera división.

El técnico concentró a 22 futbolistas. Quedaron afuera Facundo Píriz (fractura de clavícula) y Gonzalo Bueno (expulsado).

Con respecto al partido contra los darseneros, Díaz realiza cinco cambios en el equipo. La realidad de los tricolores indica que perdieron los últimos dos encuentros, frente a El Tanque y River, sin Recoba entre los 11.

El Chino se puso a punto (tras recuperarse de una contractura) para el encuentro de mañana, pero llegará al clásico con 22 días de inactividad. Ese es un punto en contra.

De todas formas, Nacional depende demasiado de lo que haga el Chino dentro de la cancha. Sí físicamente está en buenas condiciones, es capaz de marcar la diferencia, como ya lo hizo en los clásicos de la temporada pasada y también en varios partidos de la presente. La habilidad que tiene para generar el fútbol del equipo, más la certera pegada (en este torneo marcó dos goles de tiros de esquina) lo hacen un futbolista temible para los rivales.

Además, regresan a la oncena Lembo y Medina, dos jugadores acostumbrados a jugar clásicos, que no estuvieron el fin de semana anterior por haber acumulado cinco tarjetas amarillas.

Romero es la sorpresa mayor del equipo, que presentará un cambio en el sistema de juego: el técnico deja de lado los tres delanteros y jugará con dos. 

Bologna espera en el banco

La única duda se despejó rápidamente y era quien iba a atajar. El técnico Jorge Da Silva confirmó a Danilo Lerda, titular en los últimos dos partidos debido a una lesión de Enrique Bologna.

La actuación de Lerda convenció tanto frente a Racing y Defensor, que el Polilla no lo dudó. Bologna, en tanto, ocupará el banco de suplentes por primera vez en el torneo.

Después de su debut en el arco aurinegro, donde no tuvo una buena actuación, Bologna no jugó el encuentro siguiente, pero tampoco fue al banco de suplentes. Luego recobró la titularidad y no salió hasta la lesión.

La otra incógnita era la presencia de Carlos Valdez. Pero rápidamente los estudios determinaron que no iba a poder jugar, por lo que permanecerá en la zaga Damián Macaluso.

A su lado, Darío Rodríguez, que vuelve a la oncena después de cumplir la sanción de un partido por haber recibido la quinta amarilla.

Peñarol formará entonces con Lerda; Alejandro González, Macaluso, Darío Rodríguez, Nicolás Raguso; Fabián Estoyanoff, Marcel Novick, Carlos Grossmuller, Jorge Zambrana; Juan Manuel Olivera y Marcelo Zalayeta.

Respecto al clásico, Da Silva dijo: “En estos partidos gana el de mejor actitud, concentración y juego. Esto último no tanto porque nosotros jugamos mejor y perdimos en el clásico anterior. Son partidos diferentes. Depende de muchos factores”.

Hace rato que por Los Aromos está todo pronto.  


Populares de la sección

Comentarios