El Charrúa, un salto adelante

La posible concesión del estadio abre la chance de un centro de alto rendimiento y selecciones semiprofesionales

La puerta hacia una nueva era. Eso es lo que pretende la Unión de Rugby del Uruguay (URU) al presentarse ante la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) para obtener la concesión del estadio Charrúa a 10 años, en conjunto con la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Se trata de un objetivo que la URU se había planteado hace tiempo, que incluso contaba con el beneplácito de la IMM para que fuese el rugby que se hiciera cargo de un escenario casi vedado para espectáculos masivos. Sin embargo los altos costos de mantenimiento, sumados al canon a pagar a la IMM, lo hacían inviable.

Sin embargo, este año las gestiones se intensificaron, hasta que la URU y la AUF encontraron un modelo viable para los dos: una concesión conjunta y sin canon, por la cual ambos se encargan de la cancha, mientras que el organismo rector del rugby monta todas sus instalaciones allí.

Conseguir el Charrúa –la junta, que ya le dio una aprobación en comisión, lo votará el mes que viene– le significará al rugby la posibilidad de tener un apoyo sin precedentes de la IRB.

La Internacional siempre reclamó que la plata que invierte en las uniones sea “replicada” por inversiones similares del Estadio o que la Unión local consiga en sponsors, lo que ha trancado mayores aportes en Uruguay.

De esa manera, la idea de la URU es “pasar a números” el valor de la concesión del estadio en el próximo Plan Estratégico, de manera de solicitar a la IRB un apoyo sin precedentes, que permita poner en marcha el anhelo de un Centro de Alto Rendimiento para el rugby.

No será soplar y hacer botella, porque no es la primera vez que la URU presenta ante la IRB proyectos similares, que después no se pudieron cumplir. Además, quedarán por ver el convenio final, para corroborar cuáles son los números y la viabilidad. Sin embargo, esta es la chance más concreta en muchos años.


Populares de la sección

Comentarios