El césped del Centenario pasa uno de sus peores momentos en la historia

El ingeniero del Estadio planificó en julio parar la cancha 60 días en diciembre y enero, pero al mes estaban jugando; Cafo dice que no puede resolver y la AUF no fue notificada

El mismo ingeniero agrónomo se encarga del mantenimiento de las canchas del Estadio Centenario, del Complejo de la AUF, del Parque Central, del Parque Saroldi, de Jardines del Hipódromo, pero la única que siempre luce mal y muchas veces tiene aspecto de potrero es la del Centenario, mientras las otras son las que acercan el fútbol uruguayo al europeo, al menos por la forma en que luce césped. ¿Por qué sucede eso? “Porque no respetan los tiempos de trabajo. Hace ocho años queríamos eliminar la Poa annua reptans (un césped que no permite crecer la bermuda, césped de verano) y este año planteamos hacer un trabajo que obligaba a parar la cancha entre 45 y 60 días. Al mes ya estaban jugando de nuevo”, explica con enojo, porque surge como el responsable de que la cancha del Estadio luzca tan mal, y algo de resignación, el ingeniero Salvador Invernizzi, que desde hace años se enfrenta a los mismos problemas y hace malabarismo para mantener un campo en el que en 2012 se jugaron 68 partidos.

El mensaje que pasó el capitán de la selección, Diego Lugano, en la edición de ayer de El Observador, cuando planteó que “el tema de la cancha debe ser de Estado”, tuvo una gran repercusión y preocupación en las autoridades.

¿Quién es el responsable del Estadio Centenario? Lo administra CAFO, pero el que tiene la última palabra es la AUF.

En abril del año pasado, Invernizzi sembró un día el campo del Estadio Centenario y al otro el del Parque Central. Cuando se habían cumplido los plazos previstos para que el césped estuviera firme y se liberó el uso de la cancha de Nacional, en el Estadio Centenario ya se habían jugado 10 partidos. Los meses siguientes el Parque era un billar y el Estadio lucía un campo de juego deteriorado.

¿Por qué no pararon el Estadio los 60 días que pidió Invernizzi para realizar el trabajo que iba a permitir que en marzo la cancha luciera como debía para el partido por Eliminatorias ante Paraguay? “CAFO no tiene potestades para cerrar las puertas del Estadio, es la AUF la que decide. Fíjese, por ejemplo, que el recital de Elton Jhon no se realiza en el Centenario porque no hay fechas por los compromisos de la AUF y eso para CAFO es un ingreso muy importante que se pierde, pero el compromiso es con el fútbol. Por eso digo que es la AUF la que fija los partidos.  CAFO plantea los temas a la Asociación y la Asociación o la Mesa, no sé quién fue en este caso que resolvió que se jugaba la Copa Bimbo y el amistoso Peñarol-Vélez”, dijo Raúl Recoba, representante de la Intendencia en la comisión que administra el Estadio, a El Observador.

“CAFO no le informó a la AUF ni consultó si había algún torneo”, manifestó Sebastián Bauzá, presidente de la Asociación, a El Observador. Y agregó: “La AUF está dispuesta a cerrar el Estadio para mejorarlo, porque el fin del Centenario es el fútbol, pero hay que planificarlo con tiempo porque la AUF tiene compromisos y no puede resolver de un día para el otro no jugar partidos en el Estadio”.

¿Cuándo resolvió Invernizzi que iba a realizar el trabajo de dos meses, que comenzó en diciembre, para recuperar el césped del estadio? El 24 de julio del año pasado el ingeniero agrónomo envío un mail a CAFO con el detalle de los trabajos que tenía previsto desarrollar a partir de diciembre y la necesidad de parar el Estadio entre 45 y 60 días.

¿Y ahora? “Si me hubieran dicho que no se podía parar el Estadio ese tiempo no hacía el trabajo que había previsto, porque al mes la cancha iba a lucir como se vio en los partidos que se jugaron. En ese caso seguía emparchando el campo. No iba a quedar bien, pero tampoco como se vio este enero. Ahora lo vamos recuperar pero va a llevar más tiempo”, explicó Invernizzi a El Observador.

Recoba propone sentarse a conversar para encontrar la mejor solución, que ya no será inmediata porque el Estadio no se puede cerrar dos meses, porque comienza la Copa, el Clausura, las Eliminatorias y hasta diciembre de este año no se pueden hacer trabajos como los que propuso Invernizzi. Y también hace un llamado a la realidad: “En el Parque Central se juega una vez cada tanto, la cancha es privada y si por tres meses quieren cerrarlo fijan el Estadio Centenario. El Estadio es de todos y por eso no se respetaron los tiempos para hacer lo que estaba planificado. Esto es muy sencillo: si el médico me manda tres meses de reposo y a los 20 días salgo a caminar, es responsabilidad mía lo que sucede. El Estadio debía parar 60 días pero al mes se jugaron dos partidos”, explicó Recoba. Y la cancha luce como potrero.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios