El cerebro detrás de La Masía

El centro de formación de Barcelona está ahora en el centro de la polémica tras la sanción de FIFA; sin embargo, su responsable cuenta algunos de los secretos del laboratorio de futbolistas más exitoso del planeta

El 25 de noviembre de 2012, Barcelona venció, de la mano de un hombre de la casa en el mando como Guardiola, a Levante por 4-0 con goles de Iniesta, Messi (2) y Fábregas. Sin embargo, pese a la alegría de los catalanes por la victoria, algo común en los tiempos que corren, hubo una situación que llenó de orgullo a los hinchas blaugranas.

¿Qué tienen en común los hombres que saltaron a la cancha? Valdés, Montoya, Piqué, Puyol, Alba, Busquets, Xavi, Fábregas, Iniesta, Messi y Pedro comparten el gen de la Masía.

Los once titulares de ese encuentro nacieron futbolísticamente en la cantera barcelonista y pasaron por las manos de Laureano Ruiz, el entrenador que ideó, formó y consolidó el método que llevó a Barcelona a abrazarse con la gloria.

Aprender a tener la pelota

“Vamos a hacer un entrenamiento práctico de cuatro horas. Eso sí, todo con balón. Si nos dedicamos a correr, ¿cuándo vamos a aprender a jugar?”, dijo Laureano Ruiz, el pasado verano, cuando invitó a los periodistas catalanes a presenciar un entrenamiento. Para sopresa de los cronistas, los trabajos fueron siempre con la pelota pegada el pie. Nada de saltar barras ni esquivar conos.

Hay una palabra clave que define su esencia como entrenador: Método. “El chico que llega aquí con 12 años entrena de una manera y cuando pasa de categoría cambia de entrenador, pero no de método. Lo que ocurre en otros clubes. Cuando llegan al primer equipo ya conocen este mundo y eso esa una gran ventaja. Hoy los chicos copian al primer equipo, ya que es el mismo juego que ellos desarrollan. Ver a Messi, Iniesta o Xavi es un gran aprendizaje”, dijo en la presentación su libro El auténtico método del Barca.

“Creen que tienen un Maradona”

Un profesional con tanta experiencia en la captación y formación de jóvenes valores no podía esquivar hablar sobre la sanción que FIFA le impuso a Barcelona.

El organismo rector del fútbol mundial condenó al club catalán con dos temporadas completas sin poder realizar fichajes, luego de romper reglas de adquisiciones con diez menores de edad. Ruiz sostuvo que, históricamente, los equipos deberían respetar a los jugadores oriundos de su tierra y no fichar menores de 15 años. “En 2005, me reuní con Begiristain para mi posible vuelta a Barcelona y le dije lo mismo: ¿cómo tenéis tantos jugadores extranjeros? ¿Por qué no juegan más catalanes?”.

Ruiz también se mostró crítico con el papel de los representantes, de quien agregó: “Acaban convenciendo a los padres, porque estos, en general, tienden a pensar que tienen a un Maradona en casa. Es un error tremendo. Esos chicos no van a salir, se van a perder en el camino, como ya ha ocurrido con muchos”. Además, consciente de que el fútbol español experimentó un sostenido crecimiento en la última década, destacó: “La cantera está en España, no hace falta buscar ni en Japón, ni en Camerún, ni en Canadá ni en ningún otro sitio”.

“Esos locos bajitos”

Ruiz siempre demostró predilección por los futbolistas de menor estatura. Su explicación radica en que, en un fútbol dinámico como el actual, los futbolistas bajos se destacan por ser más ágiles.

La fórmula física consiste en que el centro de gravedad corporal, en los deportistas de baja estatura, está más cerca del suelo y le posibilita movimientos más rápidos. “Cuando llegué a Barcelona a muchos les molestaba que yo fichara futbolistas de estatura pequeña. Decían que el fútbol era sólo para jugadores altos y fuertes. Gran error. Con los años ha quedado demostrado que esto no es siempre así, pero entonces no había manera de hacerlo entender. Por muy increíble que parezca, en mi época, Xavi, Iniesta y Messi no habrían llegado nunca al primer equipo. La altura no importa ni siquiera en el juego aéreo. Pelé media 1m70 y marcó 380 goles de cabeza”, explicó Ruiz a la revista catalana L’ Esportiu.

“Cualquiera puede jugar”

Al contrario de los que piensan muchos jugadores encumbrados, Ruiz sostiene que “el fútbol es un deporte que no requiere ninguna cualidad especial de nacimiento” ya que los futbolistas son producto, según su óptica, del trabajo y el método aplicado. “¿Cuántas veces toca Xavi el balón con la izquierda? Pero es mejor un Xavi, que es tan bueno con una pierna, que un mediocre con dos”, agregó.

“Hay entrenadores que, en vez de formar, deforman”

El inventor del actual estilo de juego blaugrana es un apasionado defensor de la posesión de la pelota y la incluye en todos sus trabajos de campo los seis días de entrenamiento. “Antes se entrenaba un solo día a la semana. Y se aplicaba la misma metodología a los profesionales de los juveniles y el primer equipo. Era un auténtico desastre. No puedes enseñar lo mismo a un profesional que a un niño. Y todo era correr y correr. La carrera continua sin la pelota ha sido y es todavía un cáncer para el fútbol. Recuerdo un entrenador que incluso prohibía el balón en los entrenamientos porque decía que así el día del partido los jugadores tendrían más ganas. Una aberración. Pero el fútbol está lleno de entrenadores que en lugar de formar, deforman. Había algunos que incluso prohibían regatear a los niños y sólo permitían el pase es como si, tras cortar un ala al pájaro, luego pretendan que vuele”


Populares de la sección

Comentarios