El castigo del perdón

Uruguay fue superior a Colombia pero falló varias oportunidades de gol y los cafeteros se lo ganaron de contragolpe para quedar primeros

La selección uruguaya sub 20 dejó pasar el miércoles una buena oportunidad para encarrilar su clasificación al Mundial de Turquía al perder, con un tanto de John Córdoba, 1-0 ante Colombia por la segunda fecha del hexagonal final.

Se puede acudir al viejo aforismo futbolero de que goles errados son goles en contra para explicar la derrota. 

Porque Uruguay fue el protagonista y creó un sinnúmero de ocasiones para marcar, pero el golero colombiano Cristian Bonilla fue la figura del partido.

Firme en el fondo, defensivo y buscando los huecos que la actitud de ir al frente de Uruguay provocaba, Colombia fue práctico y utilitario para sellar el triunfo que lo deja como único puntero de la ronda final. 

El primer tiempo, comenzó con las dos defensas muy abiertas. El dentrodelantero colombiano Córdoba –un azote– quedó solo a los dos minutos y en la recarga le anularon un gol a Diego Rolan en una incidencia en la que no hubo infracción contra el arquero.

A los 9’, Córdoba falló solo, tras gran pase de Juan Quintero, pero Guillermo De Amores salvó en una gran intervención.

Poco a poco, el equipo de Juan Verzeri le fue tomando el pulso al partido. Asumió el protagonismo y Colombia reforzaba esa imagen de equipo azagazapado a la espera de un contragolpe.

Nicolás López, tan certero en los partidos anteriores, falló solo frente al arco rival a los 24’ (afuera) y 28’ (atajó Bonilla).

Después lo tuvo Rolan –salvó otra atajada del meta– y en un par de tiros libres, López y Cristóforo coquetearon con el gol pero se chocaron con las manos de acero del golero. 

Colombia, que había demostrado en el arranque que era de cuidar cuando atacaba, aprovechó el perdón y pegó de contra.

Un pelotazo a espaldas de Rodríguez terminó en habilitación a Córdoba que giró ante un Maximiliano Amondarain que no respondió estableciendo el 1-0.

Uruguay sufrió a lo largo de todo el torneo su falta de solvencia defensiva y en este partido tuvo que recurrir a una zaga conformada por suplentes ante las ausencias de Gastón Silva (lesión) y Emiliano Velázquez (suspensión).

En el complemento, Uruguay martilló el arco rival. Sumó remates de mediana y larga distancia para intentar romper el candado. Pero no hubo caso. Bonilla siguió mostrándose muy seguro.

Y para colmo, aparecieron los espacios atrás y la potencia de los colombianos para pasar al ataque. Con Mauricio Cuero por derecha, con Quintero –que no estuvo tan preciso como en sus partidos de primera rueda– y Córdoba en el centro de la delantera.

De Amores volvió a salvar con arrojo su arco en una jugada en la cual Quintero terminó errando el gol con el arco vacío.

Las imprecisiones del final –Bueno lo erró abajo del arco– privaron a Uruguay del empate.

El equipo pasó del primero al cuarto lugar y tendrá que remar para lograr su clasificación al Mundial. El título quedó lejos.   


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios