El caso Andrés Silva tendrá un alargue

El atleta uruguayo no fue sancionado provisoriamente por su prueba de dopaje, que será investigado, y mañana viajará al mundial de china
El caso del dopaje Andrés Silva tuvo ayer un giro poco esperado y positivo para el atleta uruguayo: luego que el lunes fuera notificado de un resultado "adverso" en un control realizado en junio, el atleta podrá viajar mañana al Mundial de China, ya que en la audiencia de notificación no fue sancionado preventivamente.

Ayer, mientras los más optimistas esperaban una sanción mínima de seis meses, el atleta llegó minutos antes de la hora 9 a la sede de la Dirección Nacional de Deporte (Dinade) para comparecer ante el tribunal de la Organización Nacional Antidopaje (ONAU).

En su comparecencia, Silva manifestó que consumió un suplemento alimenticio, en el que se sospecha que estaba la sustancia que luego saltó en el examen. Antes de ingerirlo, según declaró, consultó a un especialista del Centro Médico Deportivo, unidad en la órbita de la Dinade, quien le dio el visto bueno al no ver nada raro en el prospecto. Ese aspecto deberá probarlo ahora la defensa, y puede ser un punto clave en el caso. El médico consultado no fue el director del organismo, José Veloso, quien se encuentra de viaje.

"En ningún momento el producto estuvo a oscuras -por decirlo de alguna manera- siempre estuvo a la luz. Todos sabían lo que Andrés Silva estaba tomando sobre la suplementación", dijo el atleta en conferencia.

Sustancia "específica"
La clave para que no fuera sancionado preventivamente es que la sustancia que se encontró en su muestra, la 6-oxo, es una sustancia "específica" según el código de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), que no conlleva sanción inmediata, como sí ocurre con las "no específicas", a las que corresponde una sanción automática.

Se consideran como "sustancias específicas" aquellas que no necesariamente sean consumidas para sacar una ventaja deportiva, pero que sí pueden llegar a utilizarse para ello. Uno ejemplo -que no es el del caso de Silva- es de los productos que poseen los los inhaladores para asmáticos, que tienen sustancias que pueden ser consideradas dopantes si no se declaran.

En ese caso, el comité local puede decidir no establecer una preventiva, para darle el beneficio de la duda mientras se mantiene la investigación.

"Lo que entendió el tribunal es que había mucha prueba para diligenciar, para ir un poco más a fondo", indicó una fuente de la Organización Nacional Antidopaje consultada por Referí.

"Hay que tener mucha tranquilidad frente a un deportista del cual consta la cantidad de controles antidopajes que se la he hecho", agregó la fuente. Silva destacó en su conferencia que tiene 17 años de carrera en los que se ha sometido a entre ocho y 10 controles anuales, de los que nunca tuvo resultados positivos.

6-oxo
La 6-oxo (su nombre oficial 4-androsten-3,6,17 triona), está catalogada dentro de la lista de sustancias prohibidas de la WADA por ser un modulador hormonal y metabólico.

"La 6-oxo altera los perfiles hormonales", indicaron fuentes médicas a Referí. "Al cuerpo le dice 'suspendé esta hormona y aumentá esta'", explicaron.

Ese modulador, en la mayoría de los casos, es exógeno al organismo, aunque también puede llegar a ser producido por el cuerpo, explicó la fuente médica. Ese será otro de los puntos en el que insistirá la defensa de Silva.

Según supo Referí, el atleta tiene un antecedente de un seguimiento hormonal que le había dado un resultado anormal, sin llegar a ser objeto de una advertencia. "A veces pasa que se hace control y da determinada sustancia en rango superior al normal, pero para que haya doping tiene que estar presente esa sustancia y en un rango estipulado", agregó la fuente médica.

Ante todo, Silva pidió que se abra la muestra B –el 99% de los casos da el mismo resultado que el primero– y que se profundice la investigación.

Se investigará
El caso de Silva pasará ahora a ser investigado a fondo para determinar qué pasó. "Se abre un proceso, se presume inocencia y se concede beneficio de la duda", indicaron a Referí fuentes del gobierno.

"Va a tener que demostrar cómo ingresó ese producto a su organismo", agregaron. Una posibilidad es que el complemento que consumió estuviera "contaminado" al tener la sustancia prohibida sin ser declarada o por la degradación del producto. A su favor, el atleta guarda los mensajes que intercambió con el médico que le dio el ok para ingerirlo.

Otra opción es que el metabolismo de Silva genere la sustancia.

Desde el tribunal de la ONAU se estableció un plazo de 15 días para presentar descargos, pruebas y datos.

Según informó ayer a El Observador TV el presidente de la Comisión Atlética del Uruguay, Pablo Sanmartino, ayer se envió la notificación de la ONAU a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que decidirá si Silva queda habilitado para el Mundial de Beijing. En ese caso el atleta viajará mañana a China.