El Campeonato Uruguayo vintage

El torneo local tiene en acción a dos decenas de jugadores cerca del retiro y que siguen recogiendo aplausos en todas las canchas

"Al fútbol no se juega con la cédula, se juega con la cabeza”, repitieron los hinchas de Peñarol cuando volvió Paolo Montero en la temporada 2006- 2007. Lo mismo pensaron los de Nacional, cuando en enero se confirmó el retorno de Gustavo Munúa.

Desde siempre, los jugadores que emigran terminan retornando al club de sus amores para cerrar un ciclo: en la mayoría de los casos esos amores son los equipos grandes, Nacional y Peñarol.

Por esa razón, el fútbol local convivió históricamente con la dicotomía de tener jugadores en los extremos de su vida útil dentro de un campo de juego. Es decir: juveniles, que esperan para dar el salto al exterior, y futbolistas que pasaron con comodidad los 30 años y están de regreso. La franja del medio está, en su gran mayoría, en el exterior. Obviamente en los casos en los que aplican para actuar en los torneos de fuera de fronteras.

Los más experientes

El criterio utilizado para formar este equipo de jugadores veteranos no es otro que la edad. No importan las trayectorias o sus presentes deportivos. El almanaque es el único mérito para saltar a la cancha con este combinado imaginario. El arquero no podía ser otro que Jorge Contreras (42 años); no es fácil encontrar a un profesional en actividad y que esté ya en categoría abuelo. El dueño del arco de Racing es abuelo de un varón. “Si hay algo que me calienta es cuando me preguntan cuándo voy a dejar el fútbol”, le dijo a El Observador en 2013.

La defensa la componen Cafú Barbosa (41), Andrés Scotti y Cristian González (38) y Darío Rodríguez (39). El primero sufrió un principio de hipotermia en cancha de Cerro. “Ya cuando entré al vestuario me sentía mal y empecé a gritar: ‘No puedo más, no puedo más’”, contó a El Observador. Los otros tres defensores son claves en sus equipos y suplen la falta de velocidad con experiencia.

La mitad del terreno es combativa, con Andrés Fleurquin (39), Richard Pellejero (37) y Andrés Aparicio (37). Los tres, pese a jugar en un sector que demanda correr muchos metros, son fijos en Defensor Sporting, Sud América y El Tanque Sisley, respectivamente.
El fútbol corre por cuenta del interminable Álvaro Recoba (37), quien se vio relegado en Nacional tras las presencias de Ignacio González y la aparición de Gastón Pereiro y Gonzalo Ramos.

Los goles son de Walter Pandiani (37) y Antonio Pacheco (37). Los jugadores de Miramar Misiones y Peñarol, respectivamente, volvieron a convivir en el fútbol local luego de ser compañeros en 1999.

En el banco de los veteranos se sacan chispas por algunos meses Gustavo Múnua (36) y Adrián Berbia (36), Bruno Piano (36), Adrián Romero (36), Gustavo Varela (35), Ignacio Risso (36) y Gustavo Biscayzacú (35).

La generación de Malasia no podía quedar afuera, ya que se destacan Marcelo Zalayeta, Nicolás Olivera, Mario Regueiro y Carlos Díaz, todos con 35 años.

Otros jugadores importantes con la misma edad son Sergio Orteman, Alexander Medina, Juan Castillo, Marcelo Broli, Édgard Martínez y José María Franco.

La dirección técnica cambió el paradigma. Solo dos equipos (El Tanque Sisley y Peñarol) tienen entrenadores por encima de los 60 años: Raúl Möller (64) y Jorge Fossati (61).


Fuente: Danilo Costas

Populares de la sección

Comentarios