El campeón en foja cero

La reconstrucción del plantel trajo un paupérrimo arranque, pero el DT cuenta con respaldo

Danubio volvió a jugar en el Parque Central el pasado domingo ante Nacional y la imagen  que dejó distó mucho de la vez anterior, cuando le ganó a Wanderers la final del Campeonato Uruguayo y se consagró campeón.

Como a casi todos los clubes del medio local, el período de pases les pasó factura a los franjeados. De aquel equipo que obtuvo el título se han ido sus principales figuras. Una pieza clave por línea: el zaguero Emiliano Velázquez, el volante Gonzalo Porras –quien justamente hoy se destaca en los tricolores– y el delantero Jonathan Álvez.

Con Leonardo Ramos al frente de un conjunto en reconstrucción, Danubio ha tenido un comienzo irregular, con tres derrotas –ante Racing, Wanderers y Nacional– y dos triunfos –frente a Atenas y Rampla Juniors– en cinco encuentros del Apertura, más una caída y un empate ante Deportivo Capiatá paraguayo, para quedar afuera de la primera ronda de la Copa Sudamericana.

“Hoy (martes) recién podemos contar con los jugadores que teníamos lesionados, que habíamos traído en su momento para suplantar a otros y que se lesionaron unos días antes del inicio del campeonato”, comentó el entrenador a El Observador.

Entre las incorporaciones, quien más resultado ha dado es el delantero argentino Mathías Castro, con cuatro goles, mientras se espera que su compatriota Ernesto “Tecla” Farías además de Santiago González, lleguen a su mejor nivel en el ataque.

Además, el entrenador recién ahora podrá contar con el volante Renzo Pozzi, quien tras estar lesionado finalmente podrá debutar en el medio del equipo de Maroñas.

De todas formas, para Ramos las bajas no son el motivo del mal inicio en el campeonato. “Puede  ser que estemos en la búsqueda del equipo, pero en realidad también se ha quedado gran parte del cuadro que salió campeón y hemos traído algunos jugadores”, señaló.

“Creo que es un bajón típico de un equipo que sale campeón y en ese caso tenemos que tratar de volver a ser lo que éramos hace un tiempo atrás. En esa búsqueda estamos ahora”, explicó el DT.

Cambios tácticos

Ante los tricolores, Ramos sorprendió al colocar a Camilo Mayada, el mejor jugador de la pasada temporada según la encuesta Fútbol X 100 de El Observador, como punta en el primer tiempo y luego en el doble cinco, cuando el puesto en el que más peligro aporta es de extremo por la derecha.

“Fue un cambio táctico que pensamos que nos iba a permitir sacar provecho, pero no funcionó”, explicó Ramos, quien indicó que la variante no fue por no disponer de todos los jugadores. “A veces las modificaciones te salen bien, como en el partido con Wanderers (en la final del Uruguayo), que pusimos línea de tres y nos salió bárbaro. Son cosas naturales de un partido, uno piensa una opción y sale otra”, agregó.

Luego, pasó a Mayada como volante de marca. “Fue porque pusimos un punta más. Es una posición en la que él ya ha jugado, de hecho lo hizo en la selección (ante Corea). Por eso no hay problema”, dijo el DT.

Con el título en la mano y sin la presión de los grandes, Ramos destacó que pese al flojo inicio “siempre” trabaja con “tranquilidad”.

“La verdad que en ese sentido los dirigentes se han comportado excelentemente, siempre. También saben que esto es un proceso natural después del campeonato. Yo trabajo muy tranquilo y ellos están tranquilos con lo que hacemos nosotros”, sostuvo.

En la misma línea se manifestó el presidente de Danubio, Óscar Curutchet, quien señaló a El Observador que la directiva confía totalmente en el cuerpo técnico y los jugadores. “Cuando perdimos contra Wanderers se esbozó que Leonardo podía dar un paso al costado. Yo lo conversé con él y esa posibilidad no solo no la piensa él, sino que no lo piensa nadie en Danubio. Tiene absoluta confianza para cumplir su contrato”, dijo el titular del club, quien estimó que en unas tres fechas los franjeados tendrán el equipo para volver a dar pelea.

“No ha sido el arranque ideal para el club que salió campeón del Uruguayo”, analizó el dirigente, que manifestó que el equipo se reforzó con jugadores que llegaron “muy sobre la hora” y “aún no están a la orden”.  De todas formas, confía en su DT y el plantel.

Para Ramos, el buen trato con la directiva es fundamental. “Sabemos que el equipo no está jugando bien y que hay que recuperar el juego que nos llevó a ser campeones”, concluyó el DT. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios