El campeón de América define la Sudamericana

Atlético Nacional de Medellín eliminó a Cerro Porteño y definirá la Copa frente a Chapecoense
Atlético Nacional de Colombia clasificó este jueves en Medellín a la final de la Copa Sudamericana al empatar 0-0 con Cerro Porteño de Paraguay, y disputará ante Chapecoense de Brasil el que podría ser su segundo título continental del año.

El vigente campeón de la Copa Libertadores había logrado un valioso empate 1-1 en Asunción, lo que le dio ventaja por el gol de visitante, que hizo valer en el estadio Atanasio Girardot.

"Era un rival con conceptos muy claros y hoy lo volvió a demostrar. Darle las gracias a la afición por el acompañamiento", aseguró el técnico cafetero Reinaldo Rueda en conferencia de prensa.

Cerro luchó todo el partido y vendió cara su eliminación ante un poderoso Nacional, que tuvo en su arquero Franco Armani un baluarte para la clasificación.

Nacional recibirá en Medellín el miércoles al sorpresivo equipo de la localidad brasileña de Chapecó (Estado de Santa Catarina), que le ganó la otra semifinal al San Lorenzo de Argentina.

El verdolaga tuvo la iniciativa desde los primeros minutos, tocando en velocidad y buscando al argentino Ezequiel Rescaldani como referencia de área, pero Cerro lució bien parado y lanzó algunos contragolpes que inquietaron la zaga colombiana.

"Fue un equipo aguerrido como todo equipo paraguayo, pero Nacional jugó a lo que tuvo que jugar", dijo el atacante Ezequiel Rescaldani, que valoró la dificultad que significó el equipo paraguayo.

El juego se hizo intenso en la mitad del campo, donde hubo una lucha permanente, pero careció de claridad en la creación y fueron pocas las oportunidades de gol.

- El ciclón arreció -

El "Ciclón del Barrio Obrero" presionó al local en cercanías al círculo central para recuperar rápidamente el balón y contraatacar en corto, lo que incomodó permanentemente al conjunto de Reinaldo Rueda.

El once paraguayo tuvo una clara aproximación a la media hora de juego en un cobro de tiro de esquina que cabeceó Silvio Torales, cuyo remate pasó muy cerca del ángulo superior derecho del arco de Franco Armani.

Esa jugada alertó al local, que ajustó marcas y se dedicó a jugar el tiempo restante de la primera mitad en zona de Cerro, utilizando como armas principales la habilidad de Andrés Ibargüen por la banda izquierda y la potencia de Orlando Berrío por la zona derecha.

Para los segundos 45 minutos el juego se hizo de ida y vuelta con opciones para Rescaldani y Berrío, por el local, que permitieron el lucimiento del portero paraguayo Antony Silva, y Marcelo Estigarribia, que exigió a Armani.

A los 53 minutos, un fuerte remate de media distancia de Diego Arias levantó la tribuna pero el balón pasó muy cerca del vertical de la mano derecha del arco de Silva.

Diez minutos después, Cerro llegó en un pase magistral de Domínguez a Guillermo Beltrán, quien de frente al arco remató fuerte, pero Armani logró desviar de manera espectacular en una de las mejores atajadas de la temporada.

El Ciclón aumentó sus ráfagas de ataque y a los 68 minutos probó con un disparo de media distancia de Juan Rodrigo Rojas, que de nuevo fue detenido por el portero argentino Armani, figura absoluta del juego.

El visitante lo intentó pero el "Rey de Copas" de Colombia supo aguantar la arremetida, siempre con la expectativa de conseguir la diferencia en un contraataque.

Al final, con un jugador menos por la expulsión de Marcos Riveros a los 83 minutos, el corajudo equipo de "la mitad más uno" no pudo vulnerar al marco cafetero y resignó su esperanza de clasificar a la primera final continental de su historia.


Fuente: AFP