El camino de Curutchet

El DT, que llegó al club con 15 años, vivió en la pensión, fue dirigido por el profe De León y llegó al primero por la senda del convencimiento; hoy tiene un desafío muy especial por la Copa

Cuando llegó de su Nueva Helvecia natal a Montevideo tenía 15 años. Era una prueba. Quedar o volver. Lo llevaron a la Sexta división y no se sacó jamás la camiseta violeta de la piel.

El primer año vivió en la pensión, luego lo llevaron a la sede de Jaime Zudañez y unos años más adelante el club alquiló una casa. Eran tiempos en los que se mandaba cartas por correo con el padre. Sufrió el desarraigo del que se desprende del interior. “En Defensor me formé como jugador, me terminé de formar como hombre y me formé como técnico”, asume.

Para el común denominador de los aficionados el nombre de Fernando Curutchet no estaba asociado con el fútbol grande. Es que luego de un pasaje de 15 años en Centroamérica como jugador, volvió para iniciar su carrera como entrenador en las formativas violetas.

Y allí inició una carrera que lo tuvo como entrenador en las categorías juveniles, trabajando con niños que sueñan con la ilusión del fútbol grande hasta llegar a quedar como coordinador de todo.

Pero la decisión del club de terminar el vínculo con Tabaré Silva lo depositó como conductor del primer equipo que esta noche lo tiene jugando al más alto nivel la Copa Bridgestone Libertadores contra Cruzeiro en el Franzini. Curutchet pasó del trato con niños a tener que ordenar a hombres formados.

“Me está costando como a todo el mundo, pero mucho menos de lo que la gente me decía, de que Primera no es lo mismo que juveniles, pero más que nada por la responsabilidad”, admitió el entrenador de Defensor Sporting a El Observador.

Y agrega sobre su nueva experiencia: “La diferencia es que el jugador tiene más bagaje, más experiencia pero no deja de ser un jugador que quiere herramientas para mejorar su rendimiento y jugar y progresar. El camino es similar, la diferencia es que ya son hombres.

Cuando uno se para frente a un grupo de trabajo si lo hace desde el respeto tiene medio camino ganado. Por ahí transitamos: no transamos con la disciplina, no transamos con el respeto, que es parte de la convivencia”.

El entrenador violeta tuvo espejos donde mirarse. Fue dirigido por el profesor Ricardo De León de quién admite: “Tomé mucho de él, enriquecía con los conceptos, no solo de fútbol sino de trotes de la vida. El respeto que tenía por el jugador y el respeto que inspiraba como entrenador era increíble. Y el orden táctico, que lo llamaba sistema. Era muy claro para llegarle al jugador. Era fácil de entender. Tenía liderazgo”.

Curutchet comparte su función con la docencia. Dicta clases en el curso de técnico del ISEF, y en la ACJ.

“Desde 2007 doy clases. Lo más importante es que tengo que estar aggiornado tanto técnica y tecnológicamente porque el alumno lo exige y uno no puede estar un paso atrás. En los cursos son otro tipo de alumnos. Una cosa es el jugador, en el que la mente espera órdenes y otra para los alumnos que esperan ser guiados hacia un conocimiento. No tengo dos mensajes, son diferentes formas de transmitir el conocimiento: una es pedirle al jugador ciertas funciones que se cumplan y otra convencerlo de que es lo mejor y es el camino que sigo, por el camino del convencimiento. Al alumno (el futuro entrenador) uno lo tiene que persuadir de cuál es el camino para aprender conocimientos que no es solo lo que recibe sino lo que se busca y lo que se está dispuesto a dar”, comenta.

“La charla transita por caminos distintos a los habituales. Estamos todos inmersos en este tema de cambios radicales que hay en nuestra juventud. Es en toda la sociedad; hay otra forma de relacionamiento con los mayores, pero los valores son los mismos que estuvieron a lo largo de la historia de la humildad. Si uno se maneja con valores y códigos, de no querer imponer nada, sino convencer, la juventud también responde. Eso es atemporal. Si uno no cuenta hasta tres y responde enseguida hay problemas. Para una pelea se necesitan dos y a veces uno no tiene que ser ese segundo”.

Curutchet tenía claro su pensamiento cuando llegó al primer equipo.  “El club tiene una identidad propia de juego que se debe respetar: el que no respete la historia del club y no respeta la filosofía del club va a tener problemas en imponer lo de uno. Eso forma parte del modelo de juego”.

De los tres equipos uruguayos que están jugando la Copa, en Defensor Sporting es el único donde no se habla de que es imposible jugar dos torneos a la vez.

“Lo pensamos así. No quiero quedar rehén de mis propias palabras, pero creo que es viable jugar dos torneos. Hay que tener plantel amplio porque la rotación tiene que existir. Si la rotación no hace resentir el funcionamiento del equipo está bien”.

La viola enfrentará hoy a la hora 19 a Cruzeiro por la Libertadores. Un rival complicado, con laureles, pero no imposible según el estudio realizado por Curuchet.

“Es un rival con jugadores desequilibrantes del medio para arriba, con una defensa que no se complica, entonces va a ser un partido duro”.

Defensor viene en ascenso. “Notamos el cambio. Ahora somos contundentes. Teníamos un promedio muy bajo de efectividad. Apenas se concretaba un 15%.Ahora cambió”

EL PREVIO
Cancha: Franzini. Hora: 19. Juez: Diego Abal (Argentina). Canal: Fox Sports y Fox Sports HD. Precios: Punta Carretas $ 200 y cabecera $ 100; socios $ 50

Cruzeiro: 1. Fabio  5. Ceará, 6. Dedé,19. Bruno, 3. Egídio, 8. Everton Ribeiro, 14. Lucas Silva, 16. Souza, 10. Dagoberto, 7. Marcelo Martins, 23. Goulart.

Defensor Sporting: 1. Martín Campaña, 4. Emilio Zeballos, 23. Nicolás Correa, 6. Matías Malvino, 22. Robert Herrera, 15. Felipe Gedoz, 5. Andrés Fleurquin, 14. Matías Cardacio, 10. Georgean De Arrascaeta, 11. Nicolás Olivera, 19. Ignacio Risso.


Populares de la sección

Comentarios