El calvario que vivió Cuevas afuera de las canchas

Casi dos años pasaron hasta que Pablo Cuevas volvió a jugar un torneo oficial de tenis. Entretanto, debió someterse a dos operacione y llegó a pensar que “no iba a jugar más”

Después de 693 días, Pablo Cuevas volvió a jugar al tenis. Lo hizo con un triunfo en el Challenger de Santos, al que asistió por invitación de la organización del torneo. El largo periplo de casi dos años alejado del tenis comenzó en mayo de 2011, y Cuevas transitó 23 meses de operaciones y regresos frustrados.

La mala racha de Cuevas comenzó en el 23 de mayo de 2011, el día del debut de su debut en Roland Garros. Aquel día en Francia venía torcido para quien en su momento ocupaba el puesto  52° del ranking ATP. Cuevas estaba perdiendo ante el croata Antonio Veic por 6-4, 3-6, 2-6 y 1-3 cuando tomó la decisión de retirarse del partido. "A pesar de que gané el primer set no estaba a mi mejor nivel. Después tuve que correr y era imposible jugar normalmente (...) Empecé en Estoril con esto y el dolor fue en aumento. En Roma me examinaron y ahora me dieron un diagnóstico, y parece que es un problema de cartílago", dijo Cuevas.

El tenista agregó: "Abandoné también la semana pasada en Niza. El año pasado llegué aquí mal de la espalda y esta vez es la rodilla (derecha). Me voy con bronca porque estaba haciendo una buena temporada en polvo de ladrillo".

Los médicos le diagnosticaron un edema óseo. El jugador uruguayo nacido en Argentina debió someterse a una operación en noviembre de 2011 en Argentina. Paradójicamente, sin jugar, Cuevas se acercó a su mejor puesto en el ranking ATP–45°, que había alcanzado en 2009 –llegando al puesto 48° en agosto.

Luego de la operación, el tenista comenzó con la recuperación y se planteó como meta llegar a jugar la Copa Davis en febrero de 2012, donde Uruguay jugaría ante Perú. En su momento, el capitán de Uruguay, Enrique “Bebe” Pérez, destacaba: "(Cuevas) empezó a entrenar hace un mes y medio y está en franca recuperación (…) Lo que vamos a hacer es esperar hasta el último momento antes de tomar la decisión". Mientras tanto, el propio Cuevas decía: "Cada día me siento mejor pero no estoy preparado para jugar tres días. Si la serie lo requiere voy a intentar jugar el dobles". Y agregaba: "La recuperación ha sido lenta pero viene bien. Ya recuperé masa muscular, estoy más fuerte y la evolución sigue, pero aún me falta". La decisión final fue dejarlo afuera del equipo.

El segundo intento de volver a jugar fue en abril de 2012. Uruguay jugaría ante Chile por Copa Davis. Al igual que ante Perú, la decisión de incluirlo en el plantel  se tomaría a pocas horas del inicio. Nuevamente, la decisión final fue descartarlo para el encuentro. El jugador había asegurado estar "en la recta final de la puesta a punto".

Finalmente, el 20 de mayo de 2012, Pablo Cuevas anunció a través de su página oficial de Facebook que “luego de que los médicos constataron que el proceso de mi recuperación se había enlentecido, viajé a Cleveland (EE.UU) con el propósito de evaluar la necesidad de realizarme una nueva intervención”. En la carta, el tenista informaba que “tomé la decisión de operarme y lo hice con los mejores profesionales de la materia (incluido mi medico el Dr. Miguel Khoury que estuvo presente en la cirugía), que aplicaron una técnica de última generación”.

Allí se acababa la ilusión de Cuevas de poder asistir a los Juegos Olímpicos, para lo que solicitó una wild card que le fue negada, por lo que estaba dispuesto a poner en práctica el ranking protegido, mecanismo que pueden utilizar los tenistas que están más de seis meses lesionados. Se trata de un método a través del cual la ATP calcula un promedio con los puestos del jugador en el ranking durante los primeros tres meses de lesión. El ranking protegido le permitiría a Cuevas jugar en nueve torneos durante los próximos nueve meses al primer torneo que participaría.

Cuevas se perdería la cita en Londres y en aquella carta, decía: “Hoy empieza la cuenta regresiva de una importante recuperación que permitirá darme la posibilidad de alcanzar los altos objetivos por los que venía trabajando”.

La cuenta regresiva de Cuevas empezó a llegar a su final con el anuncio de que volvía a jugar. Lo hizo en conferencia de prensa en el Carrasco Lawn Tenis, el 5 de abril de 2013. Allí dijo: “Pensé que no iba a jugar más, pero por suerte, podré estar nuevamente en las canchas”.

Definitivamente, Cuevas culminó con su cuenta regresiva este 16 de abril. El uruguayo derrotó al italiano Matteo Viola por 6-3, 4-6 y 6-1 en un encuentro correspondiente a la primera ronda del Challenger de Santos, torneo que se juega en polvo de ladrillo. El jugador no tuvo que poner en práctica el ranking protegido ya que fue invitado por los organizadores del torneo. También fue invitado a participar del Challenger de San Pablo, el cual se disputará la semana próxima.

Ahora Cuevas piensa en grande. Luego de jugar en San Pablo regresará a Montevideo para continuar con la recuperación y prepararse para Roland Garros, que estará comenzando el 26 de mayo en Francia. Para participar de dicho torneo, Cuevas deberá aplicar el ranking protegido, el cual lo ubicará en el puesto 54° del ranking, y así entrará entre los primeros 102° del ranking para los cuales la organización del evento cerró la clasificación.




Fuente: Mateo Cortés

Populares de la sección

Comentarios