El calor provoca récord de retiradas en el Abierto de Australia

Las temperaturas de más de 40º han provocado el abandono de nueve tenistas

La ola de calor que afecta el sureste de Australia, con temperaturas de más de 40 grados, han provocado un récord de abandonos en el abierto de tenis que se disputa en Melbourne.

El croata Ivan Dodgic ha sido el último en retirarse por un calambre mientras se enfrentaba al bosnio Damir Dzumhur con el termómetro marcando 41 grados Celsius.

Su salida se suma a la del australiano Bernard Tomic, los alemanes Tommy Haas y Julian Reister, el kazako Andrey Golubev, los estadounidenses Alex Bogomolov y John Isner, el checo Radek Stepanek, el holandés Robin Haase y la eslovena Polona Hercog.

Con nueve retiradas, el abierto de Australia iguala el récord de abandonos en una ronda en la historia del tenis, con la que ocurrió en la primera ronda del abierto de Estados Unidos en 2011 y en la segunda de Wimbeldon de 2012.

Varios tenistas han criticado las condiciones en las que tienen que jugar y el riesgo que corren debido al intenso calor que afecta a los estados de Australia del Sur y Victoria, cuya capital es Melbourne.

El escocés Andy Murray dijo tras ganar el martes al japonés Go Soeda a más de 43 grados que se mostró una "imagen terrible" del deporte con los árbitros, los niños recogepelotas y los espectadores sucumbiendo ante el calor.

Murray indicó que en otras disciplinas ha habido casos de deportistas que han sufrido ataques cardíacos, pero la organización del torneo minimizó los riesgos para la salud.

El canadiense Frank Dancevic, que sufrió un desmayo durante su partido, calificó de "inhumana" la decisión de jugar estos partidos en esas condiciones, y advirtió de que "hasta que alguien muera seguirán con esto y poniendo partidos con este calor".

"No creo que sea justo y sé que muchos jugadores tampoco creen que sea justo", dijo Dancevic, que cayó al suelo momentáneamente inconsciente durante el partido que acabó perdiendo ante el francés Benoit Paire.

También sufrieron el calor el español Daniel Gimeno-Traver, que tuvo que ayudar a uno de los niños recogepelotas durante su partido contra el canadiense Milos Raonic, y la china Peng Shuai, que vomitó en el encuentro contra la japonesa Kurumi Nara.

El jefe del equipo médico del torneo, Tim Wood, admitió que hay "algunos jugadores que han experimentado malestar por problemas de calor pero ninguno ha requerido una intervención médica importante tras jugar sus partidos".


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios