El caballero le ganó al irreverente

En una gran batalla táctica Bayern Múnich de Alemania, conducido por el catalán Guardiola, se quedó con la supercopa de europa ante su enemigo íntimo de chelsea, el portugués José Mourinho

La última pelota que detuvo Neuer en la definición por penales significó un espaldarazo a una forma de concebir y vivir el fútbol. Guardiola volvió a ganar la batalla. Lo hizo fiel a sus convicciones. Y al margen de que el triunfo se consolidó con tintes dramáticos, por el empate en la hora, el posterior alargue y la definición por penales, volvió a ganar su batalla personal contra el irreverente José Mourinho.

Pep y Mou se habían enfrentado en 15 oportunidades previas al encuentro de la final de la Supercopa, pero en ninguna de ellas lo habían hecho con un título europeo en juego. Por ello no era una conquista más.

Javi Martínez, al que Josep Guardiola sólo otorgó unos pocos minutos de juego, dio el empate a Bayern en el último suspiro de la prórroga y permitió a los bávaros vencer en la tanda de penales.

Cuando Chelsea se frotaba las manos tras lo que parecía una trabajada victoria en la prórroga, apareció el jugador español y echó todo por tierra.

Al margen del resultado, el Chelsea de Jose Mourinho y el Bayern de Josep Guardiola escenificaron una final para el recuerdo, llena de detalles tácticos, y donde se ve la mano de Pep, si bien el equipo se perdió en muchos tramos del encuentro.

Ribéry fue el más incisivo, ya que que su compañero Müller pasó inadvertido al igual que Mandzukic, que fue anulado por David Luiz.

Tras la ocasión desperdiciada por Ribery en el minuto 6, el que no perdonó fue Fernando Torres, que al poco tiempo adelantó a los ingleses. Pero Chelsea no pudo sacar provecho de su momento en el partido.

Al inicio del segundo tiempo un enchufado Bayern consiguió empatar, mediante un golazo de Ribéry. Bayern empezó a empujar y metió a Chelsea en su área.

Fueron momentos de gran tensión para los Blues, que sólo lograron zafarse pasados diez minutos, gracias al empeño de David Luiz, que volvió a tirar del equipo.

Y a punto estuvo la delantera azul de aprovechar el inoportuno resbalón de Dante, ya que Torres le quitó la pelota y encaró el área pero Oscar y en el rebote Lampard perdieron el gol.

El juego se hizo de ida y vuelta. David Luiz obligó a Neuer. Y, al rato, el brasileño Ramires fue expulsado tras una dura entrada a Götze. Chelsea dispuso de otra chance. Pero se fueron al alargue.

Cuando empezó la prórroga, Hazard marcó un golazo para poner a los ingleses 2-1 arriba.

Guardiola sacó a Robben, muy poco inspirado y metió al suizo Shaquiri.

Pero Chelsea con diez se defendía bien, y conseguía cerrar las líneas mejor, y el golero Cech no tenía apenas que esforzarse, aunque se jugaba en una sola dirección. Bayern le tiró toda la presión a Chelsea, al que acorraló contra su arco en procura del empate.

En la reanudación de la prórroga, Cech salvó a los suyos dos veces en un minuto de sendos goles cantados, tras cabezazos de Mandukic y Javi Martínez, que minutos más tarde también lo intentaba de tijera.

Y Shaqiri disparó a los pies de un defensa, en el minuto 113, cuando tenía el arco a su merced para forzar los penales.

Ante los apuros de su equipo, Mou volvió a mover fichas, dando entrada a John Terry por el goleador Hazard, cuando Chelsea estaba a los pies de los bávaros.

Guardiola se salía ya muchos metros de su zona y tuvo que ser advertido por el cuarto árbitro.

Y en la hora una falta de Ashley Cole al borde del área fue ejecutada por Ribéry, y Cech volvió a lucirse.

Hasta que apareció Javi Martínez para poner el empate que hizo posible la definición por penales.

El fallo del belga Romelu Lukaku desde los once metros le dio el título al Bayern. Pep volvió a ganar el duelo a Mou.


Populares de la sección

Comentarios