El brujo de la Rosa

El DT le cambió la cara a Inglaterra y ganó una histórica serie 3-0 a Australia de visitante
No era nada fácil asumir el desafío de conducir a Inglaterra luego del desastre histórico que fue quedar afuera en primera fase de su propio mundial. Stuart Lancaster no habia hecho un mal trabajo en cuatro años, había propiciado una renovación, pero el golpe de despedirse como local en la fase de grupos era imposible de aguantar.

Pero Eddie Jones no es un hombre común, ni que le saque el cuerpo a los desafíos. Ya no lo era cuando era un entrenador prestigioso en Australia, finalista del Mundial 2003 con su selección Nacional, y decidió tomar el desafío de dirigir la selección de Japón. Con ella dio el golpe más grande de la historia de los mundiales: la victoria 34-32 de la selección nipona ante Sudáfrica.

Jones tomó la posta. Sabía que el talento estaba. No en vano estaba en una potencia mundial, y aunque el rugby inglés sufra los embates del moderno profesionalismo y el hecho que los jugadores locales cada vez tengan menos lugar en sus clubes por la invasión de extranjeros, tenía materia prima de sobra para iniciar la reconstrucción.

Jones trabajó en la cabeza. En la confianza. En el orgullo herido de un país al que el Mundial le golpeó duro.

Y ahí empezó. Se llevó el Seis Naciones invicto por primera vez desde 2003. Y ahora viajó a Australia, su país de origen, para una durísima ventana de junio. Pero el equipo de la Rosa dio un paso más en esta nueva era de Jones, y se llevó otra gesta histórica: arrasó a los Wallabies con un 3-0 de visitante, como para reafirmar que los creadores del rugby gozan de buena salud.

Gales y Australia lo habían dejado fuera del Mundial a pura defensa, y Jones tomó nota: Inglaterra fue un bastión defensivo a lo largo de los tres partidos, sobre todo en el segundo, en el que atacó muy poco pero golpeó en los momentos clave. El último partido de la serie fue una verdadera batalla, palo a palo, pero otra vez la defensa -y la efectividad de su pateador- hicieron la diferencia.

El balance de la serie, junto a las victorias de Irlanda ante Sudáfrica en el primer partido de la serie, y la goleada francesa el sábado ante Argentina sirvieron para poner en tela de juicio un concepto que tras el mundial parecía asentado en piedra: la superioridad del Hemisferio Sur sobre el Norte y el hecho que Europa debía replantearse la forma de jugar para estar a tiro con los rivales del Rugby Championship. La defensa inglesa tendrá ahora muchos ojos encima.

Los otros partidos
Tras una victoria en el primer partido, Francia fue goleado 0-27 por Francia en la revancha, en otro resultado que favoreció a los del Norte. Del otro lado, Nueva Zelanda aplastó 44-6 a Gales y Sudáfrica venció 19-13 a Irlanda.

Resultados Ventana internacional Junio

Nueva Zelanda 46 - Gales 6
Australia 40- Inglaterra 44
Japón 16 - Escocia 21
Estados Unidos 25 - Rusia 0
Samoa 30 - Tonga 10
Sudáfrica 19 - Irlanda 13
Argentina 0 - Francia 27
Georgia 14 - Fiyi 3
Canadá 18 - Italia 20


Acerca del autor