El Brasil de Marta, otra decepción local

A pesar de ser una de las favoritas, la selección de fútbol femenino de Brasil se despidió de sus Juegos sin podio

Brasil se quedó sin la medalla de bronce al perder 2-1 con Canadá en Sao Pablo, la segunda medalla consecutiva para las norteamericanas, que terminaron en el tercer lugar hace cuatro años en Londres.

Deane Rose, a los 25 minutos, y Christine Sinclair, a los 52, marcaron los goles del partido en la Arena Corinthians, donde las 'canucks' mostraron más ambición para subir al podio y la seleçao lució anestesiada por el golpe en las semifinales.

Beatriz, a los 79 minutos, firmó el descuento para Brasil, que con el de Rio-2016 llegó a tres partidos perdidos por la definición del bronce y se le sigue resistiendo el oro en seis participaciones.

Canadá comenzó el choque con mejor dinámica, mostrándose más firme en ataque y generando espacios en terreno brasileño para llegar ya en el inicio a la zona dominada por Bárbara. Así fue como provocó la primera situación de peligro a los 9 minutos, con una pelota que Sinclair de tiro libre estrelló en el horizontal, un aviso de intenciones de las norteamericanas al que Brasil hizo poco caso.

Las 'canucks', bien paradas en la cancha, montaron un contraataque de área a área que tomó mal posicionada a Brasil, una carrera de Lawrence por la izquierda que Rose culminó con gol a los 25 con un remate fuerte dejando sin opción a la '1' brasileña.

A partir de ese momento se vio lo mejor de las canadienses, con sobriedad para esconderle a Brasil la pelota y controlando a Marta en marcación zonal, un cortocircuito que dejó a las chicas de Vadao sin respuesta y muy distantes del arco de Stephanie Labbe.

Brasil, medallista de plata en Atenas-2004 y Pekín-2008, no levantó cabeza en el inicio de la segunda parte porque Canadá mantuvo su dominio y muy pronto llegó al 2-0 con Sinclair, luego de una habilitación de Rose por la derecha para que la capitana canadiense se anticipara a las centrales y batiera a Bárbara sin problemas.

Brasil, con el empuje de su gente y un poco de amor propio, logró descontar con Beatriz a los 79, un cabezazo de Erika en el área grande que dejó a brasileña perfilada para rematar de izquierda.

En los últimos minutos fue más Brasil, que se acordó tarde de buscar un triunfo que se le negó, mientras Canadá supo aguantar la embestida y se subió merecidamente al podio del fútbol femenino.