El bombardero del catenaccio

Pablo Granoche se hizo un nombre en la Serie B italiana donde aún impera la ley de la vieja escuela

La hinchada de Modena tiene un cantito cada vez que marca un gol: "Toda la noche, Pablo Granoche". En la Serie B de Italia, donde Modena intenta zafar del descenso, al delantero uruguayo lo conocen como Il Diablo porque a fuerza de goles se ha ganado nombre y respeto.

Granoche, de 32 años, vive en Verona junto a su esposa y tres hijos (todos italianos), a 40 minutos de Modena, una ciudad ubicada en la región centro-norte de Italia: "La vida acá es muy tranquila. Modena tiene 120 mil habitantes, está a 30 kilómetros de Bologna y la calidad de vida es muy buena".

Quien fuera goleador del Uruguayo 2005 con Miramar Misiones (16 goles), cursa su tercera temporada en Modena.

En la primera –llegó en el mercado invernal de Europa– hizo 10 goles y peleó el ascenso. En la segunda anotó 21 –máximo artillero– y señaló el gol más importante de su carrera: el que salvó al equipo del descenso en repechaje ante Virtus Entella.

"Esta temporada estuve complicado por las lesiones. En setiembre tuve una lesión muscular en el posterior y cuando volví, en diciembre, me rompí la clavícula y me tuvieron que operar", contó a Referí. Por eso, su producción goleadora bajó a nueve goles, seis por la liga y tres por Copa Italia.

"En Italia se empezó a copiar el estilo del fútbol de posesión y en Serie A el catenaccio se perdió un poco. Sin embargo, en Serie B son pocos los técnicos que quieren modernizar. Acá no se regala nada, los partidos son muy cerrados, muy tácticos y se juega a contragolpear", explicó el delantero surgido en River Plate, en 2002.

Esas circunstancias modificaron a Granoche como jugador: "En Uruguay o en México era un delantero clásico, que esperaba que me llegara una oportunidad para definir. En Italia ya no existe más lo de quedarse en el área, acá me modernicé. Hay que defender y correr por toda la cancha", dijo.

"La hinchada de Modena está un poco desilusionada. Cuando peleamos el ascenso iban a la cancha 10, 12 mil personas. Estas últimas dos temporadas que estamos jugando por no bajar viene mucha menos gente", explicó.

Tras aquel semestre goleador en Miramar Misiones, Granoche emigró a México para jugar en Toluca el Apertura 2005. Llegó a ocupar el vacío que dejó José Saturnino Cardozo. Lo dirigió Américo Gallego y fue compañero de Vicente Sánchez. Hizo solo dos goles en 13 partidos, pero "salimos campeones y es un recuerdo muy lindo", comentó.

En Veracruz tampoco logró demostrar su clase goleadora (un solo tanto en 15 juegos), pero en la filial de ese club, el Coatzacoalcos, hizo 20 tantos en 23 encuentros.

"Eso me abrió las puertas de Italia", confesó. Llegó a Triestina en 2007. "En mi primer año iba goleador pero a falta de tres fechas me rompí la rodilla y me pasaron. Igual me compró Chievo Verona para jugar en Serie A. Fue cumplir el sueño del pibe", recordó.

Llegó a Chievo en 2009: "Jugué más de segundo punta que de 9 porque estaba Sergio Pelissier que entonces estaba en la selección de Italia". Jugó 54 partidos e hizo siete goles. Poco para un goleador, pero mire a quién le anotó: Inter, Roma, Napoli y Fiorentina, entre otros.

Poco después retornó a la Serie B. Su lugar en el mundo. En el que se ganó nombre y apodo fruto de 50 goles. Al que le llegó un rumor sobre el interés de Peñarol: "Tengo contrato hasta junio, me siento cómodo y tengo a mi familia acá, nunca tuve una conversación formal con nadie, pero las ganas de volver siempre están", concluyó.

Sus técnicos: Lo dirigió Hernán Crespo

Al comienzo de la temporada el exgoleador argentino, que trabajaba en las inferiores de Parma, tomó las riendas de Modena: "Es un tipo sencillo que sabe hacerse escuchar. Va a seguir haciendo carrera porque está muy preparado", contó Granoche. "Lamentablemente no tuvo suerte porque se le lesionaron cuatro jugadores importantes. Ahora nos dirige Cristiano Bergodi". A la hora de elegir un entrenador que lo marcó en su carrera, Granoche se queda con Rolando Maran, actual DT de Chievo: "Me tuvo en Triestina y va a llegar lejos. Es un técnico con las ideas básicas del fútbol italiano".

Todo su recorrido: Un trota-Italia

Debutó en River Plate en 2002 donde jugó poco y nada. En 2005 pasó a Miramar Misiones y fue goleador del Uruguayo Especial con 16 tantos. Pasó por Toluca en 2005, Veracurz en 2006 y Coatzacoalcos en 2006-2007. Llegó a Triestina en 2007, en Serie B, donde se mantuvo hasta 2009 siendo fichado por Chievo Verona (Serie A) a cambio de € 2,75 millones de euros y donde estuvo una temporada y media (2009 y todo 2010). El primer semestre de 2011 estuvo a préstamo en Novara, también en primera división. Ahí hizo el mejor gol de su carrera, de chilena, ante Catania por Copa Italia. Luego volvió a la Serie B para jugar en Varese (primer semestre de 2012), Padova (segunda de 2012) y Cesena (todo 2013). A principios de 2014 llegó a Modena que le terminó comprando la ficha. Su contrato vence en junio.

Cerdeña: El lugar que recomienda

Granoche es fanático de la lasagna y de la pasta italiana y a la hora de recomendar un lugar para veranear en el país de la Bota no duda: Cerdeña.

El rival: Alessandro Nesta

"El defensor que más me sorprendió cuando lo enfrenté fue Alessandro Nesta, de Milan, algo imponente".


Populares de la sección

Acerca del autor