El bochornoso final de la Sudamericana

Los jugadores de Tigre denunciaron agresiones y no salieron a jugar el segundo tiempo; el árbitro chileno Enrique Osses suspendió el partido y San Pablo se consagró campeón

La Copa Sudamericana tuvo un final inesperado. Con el local Sao Paulo arriba 2-0, el club argentino Tigre rehusó salir a la cancha después de denunciar una supuesta agresión en la entrada al vestuario durante el entretiempo. La terna chilena, encabezada por Enrique Osses, dio por finalizado el encuentro y San Pablo se consagró campeón del certamen continental.

"Liberaron la zona, y dos de ellos (personal de seguridad) sacaron revólveres. Eso es San Pablo", declaró el técnico de Tigre, Néstor Gorosito, al canal Fox Sports al asomarse por la escalera que conduce al vestuario en el entretiempo.

"Sacaron dos revólveres. No se juega más", sentenció.

El primer tiempo del partido en el estadio Morumbí terminó con los ánimos caldeados, y en las imágenes de televisión se vieron incidentes entre integrantes de ambos planteles y el personal de seguridad.

"Nuestro delegado está dentro del vestuario con los árbitros", dijo a Fox Sports, tras el final del primer tiempo, el vicepresidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo.

"Lo que pasa con el orden público nosotros no lo podemos remediar", agregó.

Sao Paulo se había ido al descanso en ventaja por los goles de Lucas a los 23 minutos y Osvaldo a los 28.


Fuente: AP y El Observador

Populares de la sección

Comentarios