El Barça en el diván

Por estos días el club catalán vive psicoanalizándose hasta el detalle, tratando de entender qué le ocurre, hacia dónde va, quién es y qué quiere ser

Nunca antes tantos jugadores habían analizado a su equipo día tras día, partido a partido. Poco importa que se golee a Ajax, que se lidere la Liga o se haya ganado ya el primer título en juego. Vive Barcelona estos días instalado en el diván, psicoanalizándose hasta el detalle, tratando de entender qué le ocurre, hacia dónde va, quién es y qué quiere ser.

Es el Barça, más que un club, esquizofrénico por naturaleza. El de la bipolaridad institucional, el único que tras ganar una Liga con el récord de puntos y caer en semifinales de Liga de Campeones puede llegar a pensar en la palabra fracaso. Superdotado sobre el césped y neurótico fuera de él. Todo un caso digno de estudio.

Capaz de partirse por la mitad entre 'kubalistas' y 'suaristas' en lugar de disfrutar de dos genios de la época. De amar y odiar a partes iguales a quien lo cambió todo, Johan Cruyff, o de "vaciar" al mejor técnico de su historia, Pep Guardiola. Ni siquiera Messi provoca un consenso total en las encuestas del club, si se hace caso de las palabras del actual presidente, Sandro Rosell.

Así las cosas, solo un factor ha provocado una estabilidad general en el club en los últimos tiempos, un pacto implícito que nadie había discutido. El estilo. El que se sembró definitivamente en los noventa con el 'Dream Team' y el que creció desde entonces para guiar al club a la mayor cota de éxitos que haya conocido.

Un estilo innegociable, intocable, indiscutible. Que une a todos, desde los niños de La Masia a las estrellas del primer equipo. El estilo que engulló a Ibrahimovic y otros tantos astros caídos, pero que catapultó a los Ronaldinho, Messi, Xavi o Iniesta. Un estilo que ha maravillado al mundo, la prosa con el balón hecha poesía.

Pero el pasado curso dejó un poso amargo. Una sensación, que ya habitaba desde hacía tiempo en las entrañas azulgranas, de que el mimo del balón ya no bastaba, que los jugadores se habían acomodado -comprensiblemente- en el colchón del éxito continuado y que los rivales habían descubierto la fórmula de la Coca-Cola azulgrana.

Se mira en el espejo y en cada partido se ve distinto

La llegada de 'Tata' Martino al banquillo parecía el acicate para reformular al equipo, de aportar las variantes para dejar de ser previsibles. De ser diferentes siendo los mismos, de volver a correr y presionar, de recuperar el hambre extraviada en el camino.

Pero el Barça se mira en el espejo y en cada partido se ve distinto, sin saber qué traje le sienta mejor. Festivo ante Levante, peleón ante Atlético, burocrático ante Ajax. Capaz de mostrar dos caras totalmente opuestas en los partidos ante Valencia y Sevilla, de adelantarse por varios goles y acabar sufriendo.

Intenta el equipo ser más directo, sin saber exactamente cuándo ni cómo. Su juego es ahora más largo que horizontal, con menos relato, más acelerado, lo que irremediablemente propulsa el brillo del trío Messi-Cesc-Neymar, en detrimento de unos discretos Xavi e Iniesta, y el sufrimiento de los Busquets, Piqué y Mascherano.

Se avanza a fogonazos y destellos, en lugar de un fulgor continuo. El Camp Nou se ha convertido en una 'Jam session' de jazz improvisado, donde a veces todo cuaja de forma perfecta y en otras uno no acaba de comprender qué está ocurriendo en el escenario.

Técnico y jugadores repiten, insisten y recalcan, día a día, que el objetivo no es cambiar la filosofía de juego, solo darle otras vertientes. Pero el mismo equipo que hace bien poco presumía ante el mundo de su inigualable juego colectivo, ahora intenta convencerse a sí mismo de que existe vida más allá del dogma del 'rondo'.

"En jugadas rápidas los goles valen igual. A veces parecen que queramos entrar hasta la cocina", dijo Gerard Piqué, aunque la frase parezca más propia de un jugador de Real Madrid, máximo exponente de la verticalidad futbolística. El polo opuesto al azulgrana, o quizás ahora no tanto como pensaba. Puede que esa sea precisamente la verdad a la que el Barça no quiere enfrentarse.


Fuente: Àlex Cubero, EFE

Populares de la sección

Comentarios