El banco le aporta pocas soluciones

Plantel corto. Sebastián Taborda, Matías Cabrera y Matías Sosa son los jugadores a los que echó mano Gustavo Díaz para paliar la ausencia de Álvaro Recoba sin conseguir buenos resultados futbolísticos

¿Cuál es el plan B de Nacional si no funciona Álvaro Recoba?”, fue la pregunta de una nota de El Observador publicada el 1º de octubre, después que Nacional perdió frente a Cerro y el Chino fue controlado. Tanto en aquel partido jugado en el Tróccoli como en el del domingo último, el técnico Gustavo Díaz no encontró soluciones en el banco de suplentes.

El interrogante se podría repetir ahora, tras los últimos dos encuentros de Nacional, frente a Bella Vista y El Tanque Sisley, sin Recoba en la cancha por una molestia muscular. El primero lo ganó agónicamente con un cabezazo de Sebastián Taborda y el segundo lo perdió.

Mientras le dio resultado (en el marcador, porque en el juego no convenció) el técnico mantuvo una alineación que, salvo por situaciones ocasionales, se recita de memoria y que tiene a Jorge Bava, Christian Núñez, Facundo Píriz y Maximiliano Calzada como los cuatro que disputaron los 810 minutos del Apertura.

Después le siguen Pablo Álvarez (765 minutos), Gonzalo Bueno (750), Adrián Luna (680), Andrés Scotti y Alejandro Lembo (630), Alexander Medina (615) y Álvaro Recoba (360).

Estos son los 11 futbolistas en los que más confió el entrenador hasta ahora, igual que el sistema de juego, con dos volantes de marca, un enganche y tres delanteros.

Pero cuando las piezas claves comenzaron a fallar o no actuaron por lesión, tampoco halló respuestas afuera del campo. Díaz echó mano a Matías Cabrera para sustituir a Recoba, a Taborda para reemplazar o unirse a Medina en el área y al argentino Matías Sosa.

Cabrera, quien tiene 195 minutos disputados, no encuentra su mejor funcionamiento. Lento, parsimonioso, sin profundidad, sin confianza, ha sido fácil presa para los volantes rivales.

Taborda, quien fue titular frente a Cerro (el primer partido que perdió Nacional) y que luego ingresó en los demás encuentros desde el banco, le ha brindado soluciones. Pero para que Taborda le saque beneficios a sus virtudes, necesita de compañeros que lo busquen con centros a su medida, como lo hizo Christian Núñez en el partido frente a Bella Vista; de lo contrario, se muere de inanición.

Otro futbolista en el que Díaz confió en busca de soluciones transitorias es el argentino Sosa. Pero entre que la vez que actuó más tiempo fueron 28 minutos frente a Bella Vista y que nunca se sabe qué función cumple, termina perdido y embarullado dentro del campo.

Una variante que hizo el técnico en los últimos tres partidos fue el ingreso de Juan Manuel Díaz al lateral izquierdo, pasando a Álvarez de volante. Parece un cambio para ir mechando de poco a Díaz y no quitar abruptamente del equipo a Álvarez, a quien el técnico le planteó una opción como volante.

Después, nada más. Matías Vecino está colgado desde la tercera fecha, Jonathan Ramírez no juega desde el 29 de setiembre contra Cerro (entró tres minutos) y el fin de semana anterior ni siquiera concentró porque le planteó al técnico su disconformidad con lo poco que ha jugado.

Los demás jugadores que integran el plantel son Adrián Romero, Israel Damonte (solo actuó seis minutos en las nueve fechas), Darwin Torres (Díaz no confió nunca en él durante el Apertura) y Juan Ramón Curbelo, que aún no pudo mejorar su anterior campaña en Nacional (2005), cuando jugó seis minutos en seis meses.

En sanidad y ya en la etapa final de la recuperación por una fractura de un dedo del pie, se encuentra Vicente Sánchez, una alternativa que tendrá el técnico en el ataque, pero al que le van a faltar partidos para ponerse a punto futbolísticamente.

Son 19 los futbolistas que ha utilizado el entrenador en las nueve fechas del campeonato. Un plantel que no brinda las expectativas generadas, quizá porque fue mal conformado y no se eligieron bien a los refuerzos. Lo cierto es que hoy por hoy, el enemigo público número uno de Nacional es la contractura muscular de Recoba. Sin él en la cancha, no hay plan que funcione.


Populares de la sección

Comentarios