El arte de festejar un gol

Las polémicas celebraciones de Luis Suárez en Liverpool pusieron en el tapete las celebraciones de los tantos: acá un repaso a las diversas manifestaciones del gol

En el fútbol existen momentos en los cuales los jugadores experimentan diferentes reacciones y sentimientos ante distintas circunstancias. Los goles funcionan como detonante de los mismos, despertando vetas histriónicas, dejando expresar pensamientos o  aflorar sentimientos traducidos en dedicatorias especiales.

Luis Súarez, uno de los goleadores más temidos del mundo, suele festejar sus tantos con una serie de gestos habituales.

El delantero uruguayo, quien está en boca de todos en la Premier League (ver nota aparte), también tiene un par de episodios en los que sus festejos generaron polémica en las últimas semanas.

Primero, y como reacción ante una provocación, el Lucho festejó un tanto simulando una falta delante del entrenador de Everton, David Moyes, quien lo había acusado de engañar a los jueces.

Una semana después, volvió a convertir y llevó su dedo índice a su boca para realizar un gesto que expresó un “sigan hablando”.

Como Suárez, muchos otros futbolistas cobraron notoriedad por su forma de celebrar los goles. Hay de todo en el repertorio: locuras, protestas políticas, gestos que se repiten y hasta puestas en escena, coreografías y elementos de danza.

Robbie Fowler, en su etapa en Liverpool fue acusado de drogarse y en un festejo ante Everton, puso su nariz sobre la línea de cal y la esnifó como si se tratara de cocaína, recibiendo por eso severas sanciones.

Fowler también festejó goles en forma de protesta: en 1997, enseñó una remera en la que apoyaba a 500 estibadores del puerto de la ciudad que estaban en conflicto, hecho por el cual también fue duramente castigado.

Días atrás, el argentino Germán Denis, de Atalanta, la emprendió contra el gobierno de su país, exhibiendo una casaca con una K tachada, mostrando su disconformidad con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Milla, un visionario
Los festejos de goles que realizan los futbolistas, evolucionaron con el tiempo. Al principio no se pasaba de un saludo, un abrazo o una dedicatoria, pero desde que Albert Roger Milla improvisó una lambada cada vez que anotaba con Camerún en el Mundial de Italia 1990, todo cambió.

Los bailarines
Muchos jugadores realizan coreografías para festejar sus conversiones. Es muy común ver a los jugadores africanos celebrar de este modo en conjunto.

También existen los bailarines solistas, como Carlos Tévez, que desde que apareció en Boca Juniors, festeja a pura cumbia.

Dos claros exponentes en el fútbol uruguayo de este estilo son Abel Hernández, quien tiene un estilo parecido al del argentino, y Nicolás Olivera, que baila música reggae en cada uno de sus festejos.

También están los oportunistas del tema de moda como Neymar y Cristiano Ronaldo con Ai se eu te pego, o el propio Edinson Cavani con Gangnam style.

Los histriónicos
Párrafo aparte se merecen los que ejecutan obras prácticamente teatrales. Santiago “Tanque” Silva se abonó a esta lista recientemente.

Los islandeses de Stjarnan tienen un repertorio vastamente elaborado.

También existen los que inmortalizan celebraciones repitiéndolas, para que el hincha asocie el gol al festejo y se genere la imagen de un ciclo que se renueva constantemente.

Marcelo Salas festejaba de rodillas y señalando al cielo, el brasileño Ronaldo moviendo pendularmente su índice, Bebeto acunando a su hijo, Gilardino tocando un violín imaginario, y en Uruguay, Alexander Medina imitando a un Cacique y Antonio Pacheco sacando la lengua.

En esto de los goles hay para todos los gustos.

Galería de festejos de goles

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios