El arquero estrella de Peñarol que supo conocer la cárcel por dentro

Viene de una familia pobre y numerosa; debido a las necesidades formó parte de un robo a una remisería y fue a la cárcel acusado de encubrimiento de homicidio

El Loco quemaba cables para vender el cobre, fue botellero, salió a robar y estuvo preso. Pablo Migliore, el golero que deslumbró en el arco de Peñarol en Cali, tiene una historia de vida increíble.

Debido a que su padre era canchero, Migliore se crió adentro de un club de fútbol. “Eramos humildes, no sobraba nada: seis hermanos. Y encima mis viejos se separaron cuando tenía 4 años. Se comía lo que había. Lo más cercano al pollo que conocí fueron los menudos; y lo más cercano al asado, la falda”, revivió de sus comienzos.

Y debido a las necesidades desfiló por varios trabajos. “Una vez, una señora tenía un terreno enorme con yuyos altísimos, se lo limpiamos todo y en el fondo encontramos una rueda gigante de cables. Le propusimos que nos pagara con eso y ahí descubrimos el negocio del cobre. Estuvimos toda la noche quemando cables para rescatar el cobre”, comentó en una entrevista con El Gráfico.

El Loco cortó pasto, podó árboles, y fue recoletor de botellas. Hasta que la necesidad lo llevó por mal camino: “Una sola vez robé, pero era un arma de juguete, bah, no sé si era de juguete, porque yo no la llevaba. Me pusieron afuera, de campana. Era una remisería. Salimos en un auto que después chocó, y cada uno se fue corriendo para un lado distinto. La plata la repartieron a la noche”, dijo en la referida nota.

Migliore se inició en Huracán, pasó por Boca donde nunca ocultó su relación con la barrabrava del club, tuvo un fugaz pasaje por Racing, luego San Lorenzo hasta que lo detuvieron, acusado de encubrimiento en un homicidio, y fue a parar a la cárcel.

Al salir emigró a Croacia. A su regreso recaló en Argentinos Juniors.

Cuando las dudas invadían el arco de Peñarol, el Loco apareció por el hotel previo a un partido de los aurinegros y justo esa noche Juan Castillo se comió un gol insólito lo que le abrió la puerta a Migliore.

Una de las facetas que más sedujo a los dirigentes fue justamente su personalidad para un arco que quemaba.

Y Migliore, que no brinda notas y solo habla con la televisión, luce tranquilo en estos primeros meses a contra pelo de su fama de eterno provocador.

Previo a un partido contra River en el Monumental disparó en su cuenta de Twitter: “Me dicen que temperatura hace ?? Xq me parece que hoy hace un frio monumental !!!!”, y acompaña la frase con una foto en la concentración absolutamente abrigado y con gorro estilo boliviano. Se podrán imaginar lo que fue cuando llegó al Monumental…Pero el tema fue ¡lo que atajó esa tarde!

Se le plantó a la barra

En Argentina dicen que Migliore formó parte de la 12, la conocida barra de Boca. “Yo no fui barra, ¿o todos los que van a la segunda bandeja son de la barra? Nunca me llevé un peso de ahí ni me peleé contra otra barra. Me gustaba ubicarme detrás de los bombos, me encanta el tema de la percusión”. Su hermano, Fernando recibió un balazo concurriendo a la barra.

Otra vez lo apretó la de Huracán, club en el que se inició: “Después de perder con Chicago vinieron a apretar mal, mostraron los revólveres. Me les planté, porque si estás nervioso y querés hablar, todo bien, pero si me mostrás la pistola es otra cosa. ‘Los fierros y las puntas usalos contra otra barra, no con tus jugadores, yo acá vengo a laburar’, les dije. Fue la apretada más jodida”, admitió.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios