El área de los pesos pesados

Si arreglan Abreu y Alonso, el plantel contará con cuatro delanteros cuando el sistema del técnico integra solo uno

Iván Alonso y Sebastián Abreu están a un paso de incorporarse a Nacional. Alexander Medina y Sebastián Taborda ya están adentro. De manera que para el Clausura y la Copa Libertadores, el plantel que conduce Gustavo Díaz puede llegar a contar con cuatro centrodelanteros que sobrepasan los 30 años: Abreu tiene 36, Medina 34, Alonso 33 y Taborda 31.

El sistema que utilizó el técnico en la primera parte de la temporada fue con dos atacantes por las bandas y uno de área. Circunstancialmente actuaron juntos Medina y Taborda, y las tres veces que lo hicieron, por escasos minutos, Nacional perdió: frente a Cerro, Bella Vista y El Tanque.

Entonces, ¿cuál de los cuatro juega si Díaz mantiene el esquema? La vuelta de Abreu le entrega la primera opción, por su talento, por la historia que tiene con la camiseta tricolor y por el esfuerzo económico que significaría su incorporación.

Salvo que el entrenador varíe el guión futbolístico y decida utilizar a dos delanteros de área, los tres que quedarán afuera harán mucha fuerza. Tendrá Díaz que saber manejar la situación en un grupo que además, cuenta con otros jugadores que no se cuecen en el primer hervor: Recoba, Scotti, Adrián Romero, Lembo, Vicente Sánchez.

En 2004 Nacional tuvo a tres delanteros de peso en el plantel. Comenzó la temporada con las incorporaciones del Cacique Medina y de Luis Romero. El técnico era Santiago Ostolaza y los dos alternaron durante la Copa Libertadores y el torneo Clasificatorio. Medina marcó 17 goles y Romero 4. Para la segunda parte del año, el presidente albo Eduardo Ache despidió a Ostolaza y contrató a Hugo De León; con él llegó Abreu, quien había jugado en Tecos.

Para De León no hubo mucho misterio. Medina y Abreu fueron titulares en 17 de los 20 partidos jugados en aquel semestre. Ambos se complementaron de gran forma y mientras Medina marcó 11 goles más, el Loco hizo nueve. El que sufrió la llegada de Abreu fue Romero que prácticamente no jugó, pero resultó decisivo con dos goles en el clásico que ganó Nacional 3-2.

Abreu y Medina continuaron seis meses más en 2005 con Martín Lasarte como entrenador. Compartieron la alineación en ocho partidos del Uruguayo Especial y tres de la Libertadores; Abreu marcó ocho goles y seis Medina.

Cuando en un equipo hay dos centrodelanteros de similares características, las preguntas surgen inconscientemente: ¿pueden jugar juntos?, ¿no se superponen? Pasó con Zalayeta y Olivera en Peñarol, con Medina y Taborda en el Apertura. Sucede en la selección con Forlán, Suárez y Cavani. Y si esto pasa con dos o tres jugadores, con cuatro en el mismo grupo el asunto se expande.

Medina es un referente en Nacional. Desde que llegó por primera vez en 2004 y en diferentes etapas marcó 53 goles con la camiseta tricolor. Tiene otra chapa: nunca perdió un clásico.

Alonso es el delantero que siempre quiso el Chavo Díaz. No llegó hace seis meses porque se realizaba chequeos médicos por una alteración cardíaca. Si está en forma es un gran delantero –no en vano permaneció 10 temporadas en España y fue goleador de los últimos dos campeonatos mexicanos–, pero hace seis meses que no juega profesionalmente.

En lugar de Alonso llegó Taborda, pedido por el entrenador, que quería sí o sí “un cabeza de área”. Disputó 445 minutos y marcó dos goles. Su participación dejó un gusto a poco.

Abreu es el jugador del presidente. Desde antes de ganar las elecciones, Ache está haciendo gestiones para contar con el minuano. Pero también es el futbolista que no tiene contras entre los hinchas. El pasado en el club lo eleva a la categoría de ídolo.

La decisión es del técnico. Que no la tendrá fácil. 

Un año y medio de diferencia con los albos

Si bien la última palabra para la incorporación de Sebastián Abreu a Nacional la tiene Botafogo, el acuerdo entre el futbolista y el club tricolor aún tiene un matiz para solucionar y es la extensión del contrato. Mientras que Nacional le ofrece una vinculación de un año y medio, el Loco quiere que sea de tres años.

“Si me vengo de Brasil es para quedarme acá, para formar parte del proyecto de Eduardo (Ache) y para cumplir el sueño de retirarme en el club. Físicamente estoy bien y la edad no es un impedimento, porque hay jugadores en Europa que tiene 38 o 39 años”, dijo Abreu en Sport 890.

El delantero que descansa en Punta del Este confirmó que Botafogo le dio plazo hasta el martes 9 para negociar con Nacional; la pretemporada del conjunto de Río de Janeiro comenzó ayer.

“La negociación avanzó, pero no quiere decir que ya está”, aclaró Abreu. “Nacional dio el paso que tenía que dar, que fue hablar con Botafogo. Si los clubes se ponen de acuerdo, después hay que ver en que situación quedo yo y si me conviene venirme o no. Mi parte con Nacional está arreglada, salvo por un tema en el tiempo de contrato”.

Al minuano le quedan 20 meses de contrato con Botafogo y no quiere cortarlo sin obtener un beneficio económico redituable: “Si Botafogo dice que no me paga los 20 meses, agarro el termo y el mate y me voy para allá” expresó el futbolista. Agregó que “estoy abierto al esfuerzo, pero sin descompensar la parte económica”.

El arribo a Nacional le significaría una ganancia “emocional” y también deportiva, pensando en la selección nacional. “En Brasil el técnico no me va a tener en cuenta y en Nacional puedo pelear un puesto contra otro jugador. El análisis que hace el cuerpo técnico de la selección es que el jugador tiene que tener minutos de fútbol, ritmo”.

Abreu reconoció que en las conversaciones con Ache hablaron de un proyecto para formar jugadores pero también para que el equipo sea competitivo en el ámbito internacional. 

Alonso tiene que responder a la contraoferta del club

Iván Alonso debe responder a la contraoferta que le hizo Nacional a su padre, Daniel, quien hace las veces de representante del jugador.

En la última reunión mantenida entre las partes, el delantero planteó lo que deseaba ganar y luego de estudiar la propuesta, los directivos le enviaron otra, que el jugador tendrá que responder.

Si bien la prioridad para ocupar la plaza de centrodelantero siempre fue Abreu, ante la incertidumbre de contar con éste, Nacional avanzó en las gestiones con Alonso, también pretendido por el entrenador. Ahora se encuentran en la disyuntiva, pero si Alonso acepta la contraoferta, es posible que arriben los dos.

“Iván es un goleador. Ojalá que venga también. El entrenador va a tener problemas para elegir,pero eso es bueno”, expresó en los últimos días Álvaro Recoba, quien tendrá la misión de hacer el juego para los artilleros.

La comisión directiva tricolor sesionó el viernes por la tarde en el chalet Canela, ubicado en la parada 36 de la playa Mansa en Punta del Este, propiedad del dirigente Claudio Puig.

Lo de Abreu “está encaminado y solo hay que esperar la definición de Botafogo” dijo el dueño de casa, mientras que “por Alonso estamos esperando una respuesta”. Puig, además, fue enfático en expresar que “Medina no se va de Nacional”, descartando la baja del Cacique ante la contratación de jugadores que se superponen con él.

Asimismo, se continúa en la búsqueda de un zaguero, ya que se descartó a Mauricio Victorino. Además de tener contrato vigente con Cruzeiro, lo alejó el tiempo que le insumirá la lesión en el tendón de Aquiles.


Populares de la sección

Comentarios