El árbitro que sufre las pruebas físicas

Roberto Silvera, que desarrolló su carrera a la sombra de Larrionda –uno de los mejores de la historia–, perdió el examen para ir a Brasil 2014 y renunció a rendirlo de nuevo; en 2007 lo bajaron del Mundial de Corea

Cuando en diciembre de 2011 Jorge Larrionda anunció su retiro del arbitraje para continuar su carrera en la FIFA, el camino para Roberto Silvera (41 años), que siempre había estado a la sombra de uno de los mejores de la historia, parecía despejado. Le quedaban cuatro años para desarrollar todo lo que hasta ese momento estaba limitado por Larrionda. Sin embargo, lejos de levantar vuelo, el viaje de Silvera tomó el camino contrario. No dirigió partidos en la Copa Sudamericana 2012, en setiembre pasado perdió la prueba física en Zurich –a la que había viajado como candidato número 1 de Uruguay al Mundial– y el viernes le anunció al Colegio de Árbitros que se baja de Brasil 2014, porque descartó rendir por segunda vez la prueba física que el 13 de diciembre la FIFA realizará en Paraguay.

Silvera explicó al Colegio que tiene una molestia que le permite entrenar y dirigir partidos, pero le impide brindar el máximo rendimiento físico que exige la prueba que la FIFA instrumentó para los árbitros que aspiran a dirigir en el Mundial de Brasil.

Sin Larrionda, Silvera había recibido el privilegio de ser el uruguayo elegido para ir al Mundial 2014. Por esa razón a fines de setiembre viajó a Zurich, pero perdió la prueba. A pesar de ello, la AUF le dio una segunda oportunidad, pero ya sin ventajas con relación al resto. Junto a Darío Ubriaco y Martín Vázquez debía presentarse en diciembre en Asunción. Pero renunció.

Ruben Meneses, integrante del Colegio de Árbitros de la Asociación Uruguaya de Fútbol, explicó a El Observador que el Proyecto Mundial 2014 para los árbitros plantea exigencias que obliga a los jueces a estar en la misma condición física que un atleta, aspecto que es muy difícil desarrollar en Uruguay debido a que los árbitros no son profesionales.

En los únicos países de Sudamérica en los que el arbitraje está profesionalizado es en Argentina y Brasil.

El 80% de los árbitros que dirigen en Europa, donde todos los jueces son profesionales, aprobaron el examen que perdió Silvera y es el mismo, con algunas exigencias más, que superó Larrionda para ir al Mundial de Sudáfrica.

Meneses dijo que su ausencia en el Mundial no repercutirá en las designaciones a nivel local ni continental.

Segunda vez sin Mundial

Para Silvera no es nuevo quedar fuera de un Mundial por no haber superado la prueba física. Lo mismo que le sucedió en Zurich este año lo había padecido en Corea del Sur en 2007, hasta donde incluso viajó con sus colaboradores Mauricio Espinosa y Miguel Nievas para participar el Mundial sub 17.

Antes del torneo, al que había llegado después de superar los test en Montevideo, Silvera fue sometido a los exámenes físicos que exige FIFA. En pleno esfuerzo el uruguayo se retiró porque no superó la prueba de medición de capacidad aeróbica en carreras de intensidad.

Por esa razón, Silvera fue enviado de regreso a Uruguay.

A la sombra de Larrionda

Silvera recibió la licencia FIFA en 2003. Desde entonces dirigió partidos de Copa Libertadores, de Copa Sudamericana (en 2006 dirigió la final), de Recopa Sudamericana, la Copa América de Argentina 2011, amistosos de selecciones y Eliminatorias mundialistas.

Desde que en 2006 los periodistas deportivos uruguayos eligen a los mejores de cada temporada en todos los rubros en la encuesta Fútbol x 100 que organiza anualmente El Observador, Silvera siempre estuvo a la sombra de Larrionda, y cuando éste se retiró en 2011, quedó segundo de Darío Ubriaco.

En la edición 2005 de Fútbol x 100 quedó tercero en el rubro  mejor árbitro del Campeonato Uruguayo, con 5 votos en 100 participantes.

En 2006 fue el segundo con 12, en 2007 tercero con 4, en 2008 segundo con 15, en 2009 volvió a repetir el segundo lugar con 14, en 2010 fue tercero con 3, en 2011 tercero con 15 (detrás de Larrionda y Ubriaco) y en 2012, en la votación que se realizó en junio, segundo con 26, esta vez detrás de Ubriaco que fue elegido como el mejor, ante la ausencia de Larrionda.  

La prueba

Según la FIFA los árbitros internacionales tienen la obligación de aprobar algunas pruebas. La primera consiste en una aceleración de seis veces de 40 metros, con una recuperación de un minuto y medio después de cada aceleración. Lo deben cumplir en 5”8. Cuando rindió Larrionda para 2010 era 5”9. La segunda es una carrera activa al ritmo de un sólo silbato de 150 metros cada una, que se repite 10 veces. El tiempo mínimo establecido es de 30 segundos en cada una.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios