El año de Déborah

La atleta fue premiada como la mejor deportista por el COU en una gala en la que el atletismo y el taekwondo se llevaron los principales premios

La gran temporada de Déborah Rodríguez tuvo su broche de oro con la obtención del premio a la Mejor Deportista del Año, el Altar Olímpico, que entregó el Comité Olímpico Uruguayo (COU) ayer, en el Teatro Solís, en la 31ª edición de la gala que distingue a los principales competidores de las distintas disciplinas federadas.

“Este es el resultado del sacrificio que se hace a diario”, dijo a El Observador la atleta que recientemente fue doble medallista de oro en los Juegos Sudamericanos (Odesur) de Santiago 2014. “Es una experiencia linda, uno de los premios más importantes que he tenido en toda mi trayectoria deportiva, significa muchísimo que hayan confiado en mí para darme esta distinción”, agregó.

Además de sus éxitos en Chile, entre enero de 2013 a marzo de 2014, período tomado en cuenta por el COU para elegir a los mejores deportistas en esta edición, Rodríguez ganó la medalla de plata en 400 vallas del Sudamericano de Cartagena y fue oro en el Grand Prix Darwin Piñeyrúa.

“Ahora la gente ya no nos mira como promesa”, dijo la atleta de 21 años al recordar que hace unos años fue galardonada como juvenil. “Ahora nos ven como una persona destinada a tener los triunfos que uno quiere tener. Para mí es importante tener los resultados que tengo porque quiere decir que se sigue confiando en nosotros”, señaló.

Rodríguez destacó que “el atletismo está creciendo” en Uruguay. “A la vista, está. En marzo se trajeron cuatro medallas de los Juegos Sudamericanos: Emiliano Lasa fue plata, Andrés Silva oro y yo gané dos doradas”, comentó. “Esperemos que sigan viniendo los resultados para Uruguay y para la gente que me está apoyando mucho”, agregó

Arrasaron con las palmas
Los deportes más premiados por el COU fueron el atletismo y el taekwondo. A la distinción de Rodríguez, se sumó la de su entrenador, Andrés Barrios, quien por quinta vez en su historial obtuvo el Olivo Olímpico al mejor aporte técnico, premió que compartió con la profesora de taekwondo María Valeria Balbi.

“Es el mérito al esfuerzo, a la perseverancia y a la continuidad del trabajo que se viene haciendo durante estos años”, indicó Barrios, quien prepara a Déborah y a Andrés Silva. “Cada año intentamos mejorar para pensar siempre en el objetivo de medallas para Uruguay. Nos tocaron tres oros en estos Odesur, algo histórico para el atletismo uruguayo”, señaló a El Observador.

Por su parte, Balbi, preparadora física de la selección uruguaya de taekwondo que obtuvo una medalla de plata y otra de bronce en los Odesur de Santiago, dijo estar sorprendida al ganar su primer Olivo Olímpico. “Mi dedicación es grande porque amo el deporte y el premio demuestra que todo el trabajo que hacemos con los chiquilines y los deportistas da sus frutos”, dijo la entrenadora salteña.

El arte marcial coreano también se llevó un premio al Mejor Joven Deportista, la Llama Olímpica, obtenida por Santiago Oliver, quien fue oro en los primeros Juegos Sudamericanos de la Juventud, disputados en Lima. “Es una motivación muy grande para seguir, me iba a tomar un descanso, pero ahora creo que voy a seguir entrenando”, dijo el joven de 17 años a El Observador.

Ese reconocimiento fue compartido con Dolores “Lola” Moreira, la joven que practica vela y que en clase byte ganó el Sudamericano femenino de Brasil, lo que la clasificó a los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nanjing 2014, mientras que en laser 4.7 fue oro en el Odesur juvenil de Lima.

Entre aplausos, se bajó el telón del Solís, cuyo escenario sirvió de  podio para galardonar a los mejores deportistas uruguayos.  


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios